Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi
El vocalista de Iron Maiden, Bruce Dickinson, estuvo la noche de ayer (26 de octubre) en Buenos Aires, Argentina  dando una charla motivacional para emprendedores. Antes de la misma hizo una entrevista con el diario La Nacion.

Les dejamos algunos fragmentos:

- Cuando eras adolescente, ¿Qué pensabas que querías ser de grande?

-Cuando era muy chiquito quería ser conductor de una locomotora a vapor, porque todavía se usaban. Me parecía una profesión muy noble. Pero después las dejaron de hacer y quería ser astronauta; pensaba que por eso era inteligente. Y terminé siendo un rockstar (suelta una carcajada).

- ¿Y en qué momento empezaste a interesarte en aviones?

-Bueno lo de los aviones empezó cuando yo era muy pequeño. Mi padrino estuvo en un RF en la Segunda Guerra Mundial. Yo andaba siempre por ahí, me llevaba a ver espectáculos aéreos y jugaba con sus aeronaves; él era ingeniero, no piloto. Crecí un poco entre aviones. Pero siempre fui terrible en física y matemática en la escuela. Entonces pensé que no había chances de ser un piloto. Pensé en unirme al ejército, estuve dos o tres veranos de mi niñez cavando pozos y mojándome. Después fui a la universidad y obtuve un diploma en historia moderna y ahí decidí que no iba a entrar al ejército: ¡Mejor para ellos, iba a ser un soldado terrible! Y al mismo tiempo quería ser baterista, pero tenía algunos problemas de logística: no podía manejar un auto porque, aunque no tenía licencia de conducir, tampoco tenía un auto. Ser baterista era entonces difícil porque necesitaba llevar el instrumento en algún lado. Al final terminé descubriendo que podía cantar. Y en el escenario hago más de una cosa: toco la batería, hago teatro. Pude fusionar la actuación con el canto. De chico hice teatro callejero. Supongo que mi aproximación a la música tenía que ver con que quería crear una suerte de teatro en la cabeza de la gente; el metal y el rock hicieron eso en mí. Quería recrear con otra gente lo que sentía cuando escuchaba música.

- Pero eso tampoco fue suficiente, porque luego emprendiste otras cosas.

-Sí, lo sé. ¡Eso es terrible! ¿No? Dicho así suena como si yo fuera un criminal (se ríe).

- ¿En qué momento de tu carrera surgió esa necesidad?

-Mi mayor problema fue que cuando tenía 16 o 17 años tenía muchos sueños... Hacer un álbum... No ser un rockstar, ser cantante, hacer música y crear ideas geniales para la gente. La idea del rockstar es una tontería, en los realities se hace eso, Donald Trump hace eso, es algo sin sentido, es basura. Ahora podues ser famoso solamente siendo estúpido, pero en verdad, la gente debería ser famosa por hacer algo, por crear algo real. Eso es lo que quería hacer, y tenía todos esos sueños y obviamente tenés una creencia completamente irracional de que vas a tener éxito, porque si no creés eso nunca vas a empezar. Tus padres te dicen que nunca vas a lograr ser cantante (...).

Leer la nota completa acá: lanacion.com.ar

Por nuestro lado, estuvimos presente en la charla que dio el vocalista de Iron Maiden, y estaremos publicando nuestra cronica de dicho evento.

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.