¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728


En lugar de incitar a la gente a la ira o la violencia, la investigación ha encontrado que la música ruidosa y caótica como el Metal y el Punk es "una forma saludable de procesar la ira".

El Metal se asocia normalmente con el headbanging, satanismo, mosh pit, violencia. Y en casos muy extremos, hasta con la decapitación de personas. Sí, aunque no lo creas. Pero gracias a un nuevo estudio, se ha descubierto que el Metal, y todas las formas de la música "extrema", pueden influir positivamente en el oyente, inspirando tranquilidad en lugar de ira.

Un estudio realizado por la Universidad de Queensland, la institución de investigación pública de Australia en Brisbane, reveló que en lugar de probar la hipótesis de que "la música extrema provoca ira", la teoría de que "la música extrema ayuda a procesar la ira" fue apoyada en su lugar.

Centrándose en el heavy metal, hardcore, punk y de los demás subgéneros destacados en la categoría de música "extrema", el estudiante Leah Sharman y el Dr. Genevieve Dingle estudiaron a 39 aficionados de la música extrema, entre las edades de 18 a 34.

"Encontramos que esta música regula la tristeza y mejora las emociones de forma positiva", dijo Sharman. "Al experimentar la ira, los fanáticos de música extrema les gusta escuchar música que podría coincidir con su ira."

"La música ayudó a explorar toda la gama de emociones que sentían, sino que también les hizo sentir más activos e inspirados", dice el estudio.

 
"Los resultados mostraron que los niveles de hostilidad, irritabilidad y estrés disminuyeron después de escuchar la música, y el cambio más significativo reportado fue el nivel de inspiración que sentían."


El estudio, que fue publicado en Frontiers in Human Neuroscience, fueron monitoreados despues de someter a participantes a 16 minutos de "inducción a la ira", en los que se les pidió que hablen de temas que les provocasen algún tipo de malestar, como el trabajo o el dinero. Acto seguido podían escuchar música a su elección durante 10 minutos, y durante otros diez permanecían en silencio absoluto.

Los participantes reportaron que usan la música para mejorar su felicidad, sumergirse en sentimientos de amor y mejorar su bienestar.

El trabaj de investigación de Sharman and Dingle,"Extreme Metal Music And Anger Processing", se pueden leer en su totalidad en el sitio web de Frontiers In Human Neuroscience.

Fuente: uq.edu.au


 

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.