El día de ayer se celebraron la 59° entrega de los premios Grammy, una noche que juntó a los mejores exponentes de la música y que prometía ser una velada para el recuerdo.
Pero, ¿Cómo no recordarlo? Si toda la semana la discusión se ha centrado dos artistas, Lady Gaga y Metallica. La temida presentación de ambos en los Grammy tuvo a los fans en una constante discusión, que incluso hizo sacar la voz al gran Eddie Trunk, pero quién diría que Gaga sería lo mejor del metal aquella noche.

Antes de que el fanático “Trve” del metal desate su furia contra el mundo, a través de la caja de comentarios, es bueno analizar todo lo que ocurrió en dicho evento. ¿Fue realmente una noche “redonda” para el metal? ¿ Fue una noche para el recuerdo? Claro que lo fue, porque quizás nunca había salido tan mal parado el estilo que amamos.
Imagen tomada de Elcomercio.pe
La jornada que dejo a Adele como una de las grandes estrellas de dicha noche, no estuvo libre de errores, el problema es la magnitud de dichos errores. Para ejemplificar uno de estos puntos está Megadeth.
Megadeth ganó, finalmente, un galardón como “Mejor Canción Metal”. Una victoria merecida  y que alude a muchos factores. Desde que “Dystopia” fue un trabajo que consolido nuevamente el sonido de los liderados por Mustaine, hasta el simple hecho de ganarlo por merito o trayectoria.
Hasta ahí todo bien, pero todos sabemos que ocurrió. “Master, master” sonó para premiar a la banda. Si bien, este tema está más que discutido por la agrupación, no había ningún motivo para hacer semejante broma. Todos los ganadores, usualmente, tienen como cortina el single del disco por el que están nominados, pero ¿Por qué Megadeth No?

El problema es de producción, claro está, pero no conforme con esto dicha premiación se realizó en medio de la pausa comercial. Entendemos que  son demasiadas categorías, pero el hecho de ocultar dicha broma hace más claro entender que fue apropósito.
El segundo factor fue Metallica y su presentación, pero entendamos que la discusión no cae en sobre si Hetfield y compañía se “vendieron” o no, debido a que esto parece estar solucionado por la academia.
Metallica y Megadeth ambos estaban nominados pero en distintas categorías. Mientras Mustaine iba por el galardón metal, Hetfield y los suyos iban nominados en las categorías de Rock. Todos pueden tener sus motivos para explicar dicha situación, pero claro está que Metallica ha tratado de “Suavizar” su sonido con tal de llegar a un nuevo público. No por nada la banda tocará en Latinoamérica dentro de los festivales Lollapalooza, evento que tiene una connotación más popular y menos rock, que en Estados Unidos.
La presentación de Metallica tampoco estuvo libre de fallas, fue cosa de escuchar el micrófono de Hetfield (Sí, ese mismo que no sonó en toda la presentación). Un evento que se prepara con bastante tiempo de anticipación y que es altamente anunciado, no puede y no debe caer en dichos errores. Cada uno de estos inconvenientes sólo empeoró una noche ingrata para el metal, pero ¿Quién salió a la defensa? Nadie más que la más cuestionada por los mismo metaleros, Lady Gaga.
Gaga es una artista completa no hay discusión de aquello, la cantante devora el escenario con su desplante y actitud, si bien podemos debatir si fue en exceso o no, esto fue necesario para la presentación. Si Gaga no se vuelve el foco de atención la presentación no habría pasado de ser un mal  karaoke en vivo. El micrófono de Hetfield no responde en ningún momento y pese a que Gaga trata de ayudar con su micrófono al guitarrista, la atención y apoyo de la producción fue nula.
No sé si Gaga nota esto o no, pero si ella no se apodera de las cámaras sólo habríamos visto a James con la cara roja tratando de cantar. La regulación del sonido tampoco es la más optima, cosas que podían ser evitables, pero que la producción tampoco intento enmendar.
Los errores ocurren, como fue el caso de Adele, quien decidió volver a empezar luego de una mala entrada. Pero acá el error fue de producción, al igual que con Megadeth. El metal salió muy mal parado de estos Grammy’s, y si bien Gaga puede gustarte o no, no se puede dudar que fue la que hizo salir con algo más de decencia a Metallica en esta pasada.  Fue en la parte final donde ella decide (o estaba programado) cantar la totalidad del verso, pero aún no logro entender ¿Cómo en cuatro minutos de canción nadie pensó en cambiar el micrófono?
Es difícil que la presentación de Gaga y Metallica haya gustado, porque se perdió gran parte de esta. No obstante, la artista pop se llevó todas las miradas al tratar de salvar una presentación que estaba destinada al fracaso. Su labor anoche está dentro de lo más comentado del día, y nos guste o no, Gaga se merece un reconocimiento por parte de los fans de Metallica.
Los Grammys están lejos de ser un evento o ceremonia que reconozca al metal como se debe, bastó ver a Gojira nominado como “Mejor Artista Rock”. Sin embargo, nunca el metal había tenido una noche tan negra como la de anoche.


Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.