¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728


Quiero comenzar esta reseña aplaudiendo el profesionalismo de parte de la productora encargada de traer a Belphegor. Nunca en mi vida yendo a conciertos (que ya son bastantes años en las pistas) había visto tal respeto a los horarios establecidos, todo de acuerdo al itinerario, cosa que como todos sabemos, no suele ocurrir. Pero no porque haya habido un buen manejo de los tiempos es todo perfecto, obviamente, ya que hubieron un par de detalles (algunos más grandes que otros) que por suerte no llegaron a opacar el recital, como por ejemplo, que una de las bandas de apoyo, Unblessed, se haya bajado a último minuto.

Dejando de lado los temas de la producción y los imprevistos, el concierto fue una verdadera masacre, un ritual negro increíble, podría partir mencionando la presentación de los Chilenos de Inanna, pero verlos en acción fue algo tan increíble que decidí darles su propia nota. Hacerles una pequeña mención en el marco del recital de una banda internacional es no darle el respeto y espacio que estos gigantes se han ganado, pueden ver la nota de Inanna AQUI.

Volviendo a lo que nos convoca en esta nota, en esta verdadera misa negra, el monstruo Belphegor no se guardó nada, pasaron de la intro directamente al infierno con “Bleeding Salvation”, seguida de “Gasmask Terror”, con esto ya el reducido público comenzó a corear y a calentar los motores cada vez más. Digo reducido porque increiblemente para ser un concierto de esta talla, el público resultó ser menos del que uno podría esperar, pero esto no fue un impedimento en ningún caso, y hasta le dio al recital un aire más personal. Como dato anecdótico, las bancas del ex-Mundo Mágico tienen cierta similitud a las que se encuentran en las iglesias, lo que daba al concierto un aire algo ironico (o ritual, dirán algunos).

Belphegor – Hell´s Ambassador” es el siguiente plato en esta cena demoniaca, seguido por “Diaboli Virtus in Lumbar Est”, una pequeña pausa, para luego darnos de lleno con el clásico “Lucifer Incestus”, a estas alturas el público rugía. El pequeño teatro que alguna vez albergó tantas sonrisas infantiles se había convertido en un altar negro donde el demonio Belphegor dictaba su cátedra de black metal.

Continúa la presentación, y nos reciben “Stigma Diabolicum” y “Feast on the Dead”. A medida que avanza el concierto,se siente crecer la euforia del público, que corea cada canción con más fuerza que la anterior, hasta el punto en el que comienza a sonar la introducción de “Conjuring the Dead”, aquí es donde se ve que Belphegor es una agrupación contrayectoria y manejo de sus shows, aparece un monje, que acorde a la puesta en escena de la agrupación, comienza a moverse por el escenario, sosteniendo un manojo de cadenas y amuletos que muestra a los presentes, todo esto mientras (tal como en el album “Conjuring the Dead” ) la banda hace la transicion a “Pactum in Aeternum”.



Y así, sin darnos ni cuenta se llegó a lo que sería el bloque final del concierto, con “Bondage Goat Zombie”, canción clásica que todos los que allí nos encontrabamos esperándo con ansias,para cerrar el concierto con “Totenbeschwörer” y “Totenkult”. Un dato anecdótico respecto a esto,es que una vez que la banda abandonó el escenario (teniendo preparado el encore) no fue sino hasta que uno de los roadies se subió al escenario e hizo un gesto para animar al público a pedir más que la gente comenzó a pedir más de Belphegor, petición que fue respondida con creces, tocando “Pest and Terror” e “In Blood – Devour This Sanctity”.


Otro hecho importante de destacar es que (quizás por la falta de espacios que se presten para este tipo de conciertos) se sigue usando el teatro ex-Mundo Mágico para conciertos de metal. Simplemente no es un recinto adecuado para el género, elimina toda posibilidad de que los asistentes arme un mosh, o que simplemente disfrute con la energía que todos conocemos que tiene un concierto de metal. Ver a un público metalero en graderías resulta un poco triste, pero mientras no se den mas espacios, habrá que seguir ahí, de todas maneras, esto en ningún caso logró opacar la magnificencia de los shows, tanto de Inanna como Belphegor.


Reseña por Kurt Norenbergs
Fotos por Felipe Pino

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.