Como parte del Latin America Tour 2017, los referentes del Death Metal brasileño se hicieron eco otra vez en la Ciudad de Buenos Aires, más precisamente en Museo Rock, para desatar la locura de todos los amantes del metal extremo. Con el objetivo de tocar temas de su última placa de estudio, Forged In Fury, realizada allá por el año 2015, el trío de Porto Alegre regresó a la república albiceleste el pasado 11 de marzo con todo el poder que caracteriza a los músicos latinoamericanos. Y no volvieron solos, sino junto a sus compatriotas de Nervochaos.

Siendo las 21hs., la escena se iba acomodando para recibir a los encargados de dar el puntapié inicial. El turno de Nervochaos había llegado. Los nativos de San Pablo, Brasil: Lauro 'Nightrealm' (Voz & Guitarra), Cherry (Guitarra), Thiago 'Anduscias' (Bajo) y Edu (Batería) comenzaron a construir una noche demoledora con un sonido muy potente y voces guturales. Presentaron canciones de su último trabajo The Art Of Vengeance, entre los demás clásicos que caracterizan a los setlists de la banda.

Una hora después, casi con puntualidad, a las 22hs. subieron al escenario los grandes protagonistas de la noche. Este trío de hermanos brasileros hizo de las suyas con canciones como “Scars Of The Hatred”, “Blood Of Lions” y “Descending Abominations”, entre otras.

“Nosotros somos brasileros, ustedes son argentinos, pero hoy aquí somos todos latinos. Tenemos que tener orgullo de nuestra raza”, afirmaba Alex Camargo, bajista y voz, en medio del show mientras aprovechaba la situación para agradecerles el apoyo a todos los presentes.



Un enorme “solo” de batería a cargo de Max Kolesne fue parte de un gran momento, así como también se destacaron los de Moyses Kolesne, en guitarra.

“Combustion Inferno” se destacó también dentro de una furiosa lista de temas que tuvo además como ícono a “Conquerors Of Armageddon”.

Hasta el cover de Motorhead “Ace Of Spades” hizo que se abra el mosh pit para agitar al público con este clásico del gran Lemmy Kilmister.

Grandes riffs de guitarra, un doble bombo de batería arrollador y voces guturales, fueron la fusión perfecta para vestir de Death Metal la noche de Buenos Aires.

Crónica: Leonardo Barrionuevo
Fotografía: Juanjo Diamond




Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.