Imagen: difusión

Anthrax terminaba de hacer la gira de su segundo álbum, el primero con el vocalista Joey Belladona. Se habían divertido bastante, sobre todo siendo teloneros de nada menos y nada más que Black Sabbath en su gira “Seventh Star”. Pero ya era tiempo de trabajar, en la carretera habían escrito canciones como “I am the law” o “Indians”. No podían esperar a llegar al estudio para grabar lo que ellos consideraban que iba a ser uno de los mejores discos del thrash.

Así empezaron la grabación de “Among the Living” que cumple nada menos que tres décadas. La banda creía que tenían las piezas maestras, pero no la iban a tener fácil.

“En ese tiempo, el álbum más grande era “Pyromania” de Def Leppard, pero Eddie Kramer (productor musical) quería un disco más moderno y metal”, recordó Scott Ian.
 “¿Qué está haciendo este productor? Hay demasiado eco en esto, queríamos algo seco y puro”, los de Anthrax estaban preocupados porque querían un sonido thrash, tradicional, no algo moderno.

Kramer no era un sujeto cualquiera, había producido con Kiss y Led Zeppelin. Ante una persona respetada por el medio, la banda no se quedó con los brazos cruzados y lo encaró, no querían modernizarse.   

Así de accidentado empezaron las grabaciones, en Florida. Pero todo cambió en el Compass Point Studios en Bahamas, nada menos en donde se había grado el “Back in Black” de AC/DC.

“Parecía que nos íbamos a los golpes cuando debatías sobre el álbum, él quería utilizar la tecnología pero nosotros estábamos en contra”, agregó Scott Ian. La opinión de la banda cambió cuando fueron a escuchar la masterización en la isla Nassau. “Salió muy bien. Cuando escuchas bien tiene esa crudeza y actitud que buscábamos”, así cerró este episodio el guitarrista.

El éxito no tardó en llegar y “Among the Living” escaló al puesto 62 de la lista de Billboard. Se ganó la admiración de los fanáticos del thrash y ganó un nuevo público listo para una música melódica con ritmos feroces. Después de tres años sería certificado como disco de oro por la RIAA.

“Caught in a mosh” tiene un origen anecdótico ya que Ian al ver uno de sus técnicos ser atrapado accidentalmente en un pogo e inmediatamente se inspiró para coger su lápiz y papel.


Anthrax demostró porqué es uno de los pilares de los cuatro grandes con “Among the Living” y como dijo Charlie Benante es el disco que captura toda la esencial de la banda.

Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.