¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Más inconformistas que nunca, Havok, el cuarteto de colorado sube la apuesta pero no parece haber obtenido el mejor de los resultados.

El primer dato a tener en cuenta de este cuarto LP es la incorporación de Nick Schienzielos como nuevo bajista en reemplazo de Mike Leon, hoy en Soulfly. Y no es un detalle menor al ver la gran participación que tiene el virtuoso bajista en más de un pasaje de la placa.
El inconveniente es que ya sea por las insistentes introducciones como en los punteos con “slap” en más de un momento el disco pierde fuerza al dispersarse la propuesta.
Y ese es un pecado que los dirigidos por David Sánchez no se puede permitir: restar en potencia y principalmente frescura. Porque si las comparaciones son odiosas (con el ultimo de Overkill por ejemplo) peores son las hechas con su propio pasado. Eso es precisamente lo que sucede en este caso, porque si había algo que se destacaba en discos anteriores como Time is up o Unnatural Selection era como inmediatamente daban en el blanco ni bien sonaban los primeros acordes. En cambio, en esta última placa, quizás en el afán de darle una vuelta de tuerca más a la propuesta, en más de un momento pareciera que la misma nunca termina de arrancar.
Sin embargo hay rasgos para destacar como la continuidad de sus letras cargadas de críticas políticas y ácidos comentarios sobre los medios y la sociedad en general. Ah! y cuando finalmente se deciden a apretar el acelerador en la carrera que más cómoda les sienta: el vertiginoso y viejo thrash. 
Escucha más del último disco de Havok, Conformicide, y debatí con nosotros sobre sus resultados en el bloque especial que el cuartel del Metal tiene en Killing Week





Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.