PH: Juan K. Baracaldo
Como parte del “Healed By Metal South America Tour 2017”, los alemanes de Grave Digger dijeron presente una vez más en la República Argentina. La reunión tuvo lugar el pasado sábado 1 de abril en el Teatro Vorterix de la Ciudad de Buenos Aires.

Con la mira puesta también en lucir su más reciente trabajo de estudio “Healed By Metal”, salido a la calle a principios del corriente año, cerraron una gira que comenzó unas semanas atrás por las principales ciudades de Brasil. ¡Y vaya que cierre dieron!

Stellballs en primer lugar y luego Isidris, fueron las bandas locales encargadas de abrir la noche con dos grandes shows que sirvieron, sin lugar a dudas, para ir calentando los motores de lo que vendría minutos más tarde.


21hs, casi con minutos y segundos exactos, fue la hora señalada. Se corrió el amplio telón que cubre el escenario, sonó la intro y el quinteto conformado por Chris Boltendahl (voz), Stefan Arnold (batería), Jens Becker (bajo), Marcus Kniep (teclados) y Axel Ritt (Guitarra), saltó a escena y encendió la mecha con “Healed By Metal”, el primer corte de nuevo disco. “Es un gran placer estar junto a todos ustedes hoy”, afirmaba Chris ante el delirio de todos los presentes, quienes conformaron el marco ideal de una noche que no tardó en explotar.

“Lawbreaker” y luego, un clásico de la década del 80 como “Witch Hunter” fueron las canciones que le dieron continuidad a un setlist de 18 temas plagado de clásicos y nuevas composiciones de una banda que logró mezclar varias generaciones de fanáticos del Heavy Metal en un mismo concierto. “Olé, Olé, Olé…Olé, Olé, Olé, Olá…Grave Digger es un sentimiento, no puedo parar”, cantaba y saltaba el público ante la atenta mirada de todos los músicos: “¡Gracias, esto es fantástico!”, sentenciaba el frontman del grupo.

La velada continuó con “Tattoed Rider”, “The Dark Of The Sun” y “Morgane Le Fay”. Esta última desencadenó en un gran solo de teclados. Grandes íconos musicales que se vivieron con un sonido realmente impecable y una potencia arrolladora. No se guardaron nada. Dieron todo de principio a fin. Desde la lista de temas hasta la impronta arriba del escenario. Así lo sintieron todos, quienes se encargaron de corear cada letra durante toda la noche.

Comenzaron su carrera en tierras teutonas, allá por los inicios de los años 80 y al día de hoy se mantienen más vigentes que nunca. Son una pieza clave en la historia del Heavy Metal de la vieja escuela que aún hoy podemos darnos el lujo de disfrutar.

Se destacaron también “Rebellion (the clans are marching) y “Heavy Metal Breakdown”. Esta última ofició de cierre de show. Se vivió todo como una verdadera fiesta de metal.

Por lo que se vio en Buenos Aires, tenemos Grave Digger para rato.

Crónica: Lucas Barrionuevo
Fotografías: Juan K. Baracaldo


Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.