¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

PH: Sol Sammarco
Cuando hablamos de Helker, estamos hablando de uno de los embajadores más importantes del metal argentino en el mundo. Desde la formación de la banda en 1998, la agrupación porteña no ha hecho otra cosa que ir creciendo progresivamente hasta volverse una de las bandas con mayor peso y renombre en la escena argentina del metal. Con cuatro álbumes de larga duración bajo su brazo, la banda pudo tender un puente hacia presentaciones en festivales internacionales, como el ProgPower de Estados Unidos, y un contrato discográfico con AFM Records que ha puesto a Helker de relieve en el plano internacional.

La quinta entrega del quinteto porteño se hizo esperar más de lo pensado pero por fin ya tenía nombre, lugar y fecha para que viera la luz. Fue así que el pasado sábado 13 de mayo, “Alma de Fuego” (“Firesoul” en su versión en inglés) llegó al mundo ante una notable convocatoria en el recinto del barrio Colegiales.

Tras la presentación de Nuestra Sangre, la banda invitada para calentar las tablas, “Génesis”,  la intro de su nueva placa, ponía a punto de ebullición a la multitud para que, segundos más tarde, el quinteto arremetiera con una dupla contundente de su placa “A.D.N.” (2010) protagonizada por “Falsos Profetas” y “Despertar”. Una elección infrecuente pero sumamente acertada, más teniendo en cuenta que difícilmente los espectadores hubieran asimilado las canciones de su nueva producción para el momento. Ya para entonces el sonido estaba perfecto, y así siguieron desfilando luego la rápida y pegajosa “Lo que Quieras Ser”; “Traición”,  con uno de los solos de guitarra más destacados de la banda, y la fervorosa “Nuevo Circo Romano”, opening de “En Algún Lugar del Círculo” (2013), que sumió al público en un remolino de caos.

El primer contacto directo de “Alma de Fuego” con los presentes vino de la mano de la emotiva y romántica “Volverte a Ver” (que en algún momento se llamara “Lo mejor pronto vendrá”), para que luego el grupo volviera a desatar un infierno con la violenta “Viento y fuego”. Pegada, y con dedicación incluida, llegó la festejadísima “Prisionero”. Luego llegó el turno de la afectuosa “En Mis Sueños”,  donde no hubo voz alguna que no dejara la vida en ese emocionante estribillo, para así después abrirle el camino a “Golpe por Golpe”, primer corte difusión de la nueva placa, que sin dudas se ganará un lugar privilegiado en las listas de aquí en adelante. Siguiendo la línea de los cortes a presentar, la dramática “Castillo de Cristal” hacía su formidable debut en vivo para a continuación dar paso a la infaltable “Basurero Nuclear” que por poco tira el recinto abajo.  Y continuando con la montaña rusa alternante entre canciones nuevas y viejas llegaban los turnos de la melódica “Más que el tiempo y la distancia”, la pesada “Todavía Vivo” y la rimbombante “Alma de Fuego” que tenía su bautismo sobre las tablas y dejaba en claro su intención de ganarse el mote de clásico.


Para el final, el tridente tradicional conformado por el himno nacional de Helker “Igual que a vos”, la poderosa “Redención” y la carismática “Sueños”, hicieron sangrar las gargantas de todos los presentes que sabían que se acercaba la culminación de la velada. Sin embargo, la banda respondió a las súplicas de sus espectadores y “Resistir”, con ese riff irresistible (valga la redundancia), terminó de demoler hasta los cimientos y las paredes del recinto. Así se despedía Helker del escenario, entre abrazos, saludos, cánticos y silbatinas por demás, demostrando nuevamente, como nos tienen acostumbrados, el talento de una banda que nada tiene que envidiarle a los intérpretes internacionales y volviendo a dejar en claro que hoy por hoy son una de las agrupaciones más importantes de la escena argentina.

Cronista: Rodrigo Garbini
Fotografa: Sol Sammarco

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.