¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

El día 28 de abril de 2017 se celebró la primera edición del Death Metal Beer Night, un evento para los amantes del Death Metal que podrían contar con talentosas bandas colombianas en el escenario, así como la tan esperada banda canadiense que recorría el territorio latinoamericano por su tour “Ghosts and Gods” organizado por IDL Enterteinment. El show estaba planeado para comenzar a las 8 PM de Bogotá para dar comienzo a una noche llena de guitarras desgarradoras, baterías agresivas, bajos profundos y voces del Averno.

Poco después de las 8 de la noche, se realizó la apertura de las puertas del Auditorio Lumiere, lugar que albergaría tres grandes bandas de Death Metal. La zona era pequeña, pero suficiente para instalar a 400 personas listas para el Moshpit. Poco antes de las 9 PM se empezó las pruebas de batería para la primera banda que se presentaría, y así configurar los micrófonos. A las 9:04 la banda Absolution Denied ya estaba preparándose para tomar el escenario.

Fue entonces, cuando el sonido de la buena música comenzó a retumbar dentro de las paredes del Auditorio Lumiere con las voces de Julián Castaño, las potentes guitarras de Felipe Osorio y Pablo Pérez, los fuertes golpes de batería de Juan Nuñez y el acertado ritmo que llevaba Rafael Otálora en con su bajo. La banda tenía una excelente puesta en escena y Julián hacía un gran esfuerzo para animar al público. Lamentablemente, el sonido de las guitarras no sobresalía ante todo el ruido que generaba la batería.

Durante su presentación tuvieron la oportunidad de interpretar "Beyond Resurrection", canción que hará parte de su siguiente álbum, y "Sinister Time", el cual fue su primer demo en el año 2010. El escenario era pequeño para los cinco miembros de la banda y fue una pena que el baterista fue posicionado tan escondido en la fecha del escenario que fue bastante difícil para el público de la izquierda ver el monstruo que llevaba el ritmo, ya que se le dio prioridad a la batería que no estaba siendo usada, que horas más tarde sería el instrumento de la banda que todos esperaban.

Under Threat
A las 10:00 PM ya se encontraban preparando el escenario para la siguiente banda que se presentaría, Under Threat. Unos minutos después, la icónica banda colombiana, tal vez una de las mejores del país, comenzó su puesta en escena. Ellos también tuvieron la oportunidad de interpretar el nuevo tema “A new myth” para su próximo álbum, “"The prison within”. La banda era sólida, su pesada música era todo un ritual; lastimosamente, el bajo y la batería opacaban el sonido del resto de instrumentos, haciendo las guitarras casi imperceptibles. Además, el baterista de sufrió el mismo destino que quien había tomado su posición momentos atrás y estuvo escondido en el costado derecho del escenario. Sin embargo, fue increíble la manera en que el bajista atacaba su instrumento de cinco cuerdas y la fuerza del impacto del baterista.

Nicolás Bermúdez en las voces y la guitarra, Juan Burbano en la guitarra, Alejandro Rojas en la batería y David Bermúdez en el bajo. Ellos fueron los monstruos que tomaron el escenario para deleitar a los asistentes como la segunda banda de la noche. Monstruos que dieron el gusto de interpretar un segundo tema de su próximo álbum, “The mironet's lament”. Luego de complicadas canciones y mucha energía en el escenario, acabaron su puesta en escena con “Embrace by Desaster”. Al mismo tiempo, ya eran las 11:30 PM, en el costado izquierdo del recinto comenzó una disputa no muy pacífica, al parecer entre mujeres. Las personas de logística tardaron unos segundos en reaccionar e ir a detener la pelea que se estaba haciendo más grande.

En medio de las presentaciones el gran y único Andrés Duran daba caricias a los oídos de los asistentes con sus habilidades de DJ y de orador, de modo que criticó la televisión nacional, la falsedad de la religión, entre otros temas que animaron mucho al público, que esperaban pacientemente para que la siguiente banda empezara.

Ya eran las doce 12:00 AM y la banda aún no había comenzado. Pero estaba a punto de empezar y el público lo sabía y esperaba con ansias. Y entonces…

Los músicos salieron al escenario y saludaron algunos de los asistentes que estaban al frente del escenario. Tardaron unos minutos para prepararse y dejar los instrumentos y micrófonos en buen estado para su show, por lo que procedieron a hacer pruebas de sonido para los instrumentos y la voz. Ya al estar listos, el gran show de la noche comenzó. El primer tema con el que devastaron el escenario fue “Like Angels Weeping (The Dark)”.

Stephane Barbe
El público enloqueció en ese instante. La presión hacia el frente del escenario comprimía los cuerpos de los fanáticos que estaban en frente de los artistas y el calor se hacía intenso. A continuación interpretaron "The Black Sheep", tema que ha sido muy bien recibido por el público. Antes de la cuarta canción, Maurizio comenzó a hablar sobre lo buenos que eran James Rodriguez y Juan Guillermo Cuadrado, con lo que llevarían a la victoria a sus respectivos equipos de fútbol. Así dieron su entrada a "Taking The World By Storm".

Kemper Profiler Head usado para las guitarras de Kataklysm
El sonido para esta presentación fue muy bueno. La guitarra era claras y se distinguía con facilidad del resto de instrumentos. La batería sonaba fuerte y estaba posicionada en el resto del escenario (algo que no fue posible para las bandas precedentes). El bajo era profundo y podía acompañar perfectamente la batería y la guitarra. La voz se distinguía perfectamente sin opacar otros instrumentos y sin ser opacada.

El tiempo pasó rápidamente con toda la emoción que creó la banda en el escenario. Al final, la banda interpretó "In Shadows And Dust" y "Elevate", con las que daría fin a su concierto. Sin embargo, no lo hizo. Pasaron unos instantes en los que el público aclamaba por Kataklysm y los miembros se encontraban ocultos en la zona superior del recinto. Fue entonces cuando Oli Beaudoin salió de su escondite y se sentó una vez más tras su instrumento. Seguido de él llegaron los miembros restantes y para el deleite del público interpretaron una canción más.

Pasado esto, se despidieron del público y le dieron la mano a los fanáticos que estaban frente al escenario. Algunas baquetas se lanzaron para quien lograra atraparlas y se firmaron algunos autógrafos. Luego la banda procedió a descansar de su agotadora presentación. Las personas fueron saliendo del lugar para dirigirse a su próximo destino. Otros se quedaron sentados esperando un rato y pasando un rato con sus amigos y una buena cerveza. El Auditorio Lumiere aún seguía vendiendo cerveza Budweiser, Coca-Cola y botellas de agua. Todo el suelo estaba lleno de cerveza seca y pegajosa y latas tiradas por doquier.

Hacia las 2 AM los miembros de logística del lugar ya estaban pidiendo a las personas que salieran del recinto para poder organizar y limpiar. Ese fue el fin de una gran noche en la que Maurizio Iacono en las voces, Jean-Francois Dagenais en la guitarra, Stephane Barbe en el bajo, y Oli Beaudoin en la batería, llenaron los oídos de sus fanáticos de puro sonido exquisito y pesado. Ese fue el fin de una gran noche de Death Metal y cerveza.

Crónica y fotografía por Nicolás Atehortúa 


Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.