PH: Juan K. Baracaldo
Esto era algo que hace rato se esperaba, el regreso de los italianos originales a los escenarios y despues de tanto tiempo lo pudimos ver y por eso ese 14 de mayo fue algo más que la fecha del superclásico, fue la fecha donde volvió el clásico metal sinfónico.

Con un Teatro Flores repleto de gente (si posta no entraba nadie más) y con la gente de ARIADNA PROJECT calentando y preparando el lugar para que después de un intervalo interminable se escuche una voz que diga que salían los valientes caballeros de RHAPSODY OF FIRE, con una puesta en escena muy simple.

La banda salió a mostrar que después de tanto tiempo separados pueden seguir haciendo magia juntos arriba de un escenario y así lo empezaron a demostrar arrancando con “Emerald Sword”, del gran disco que es Symphony of the Enchanted Lands, para que el teatro explote en ese mismo instante con los primeros acordes.

Pese a la falta del gran Alex Staropoli en los teclados la banda supo manejar al público el cual no fue difícil de meter en el bolsillo con la cantidad de obras clásicas que fueron sacando después de ese tremendo comienzo, no hizo falta nada mas, solo que avance el show para darnos cuenta de que el tiempo y la edad no son barreras de nada.

Todo el show se basó en sus primeros 5 discos haciendo mucho énfasis en el gran “Symphony…” siguiendo con “Wisdom of the Kings y la gran “Eternal Glory”. Fabio lione se presenta ante el público extasiado que tenía en ese momento para que la noche siga y empezar a visitar otras placas de la banda con “Knightrider of Doom” (The power of the dragonflame) continuando con otras glorias como “Land of Immortals” (Legendary Tales) y “Dawn of victory” (Dawn of Victory), hasta Fabio Lione se dio el gusto de dar unas clases de canto y cantar incluso un poco de opera para entretener al público.

Llegado el momento de los bises los elegidos fueron “Rain of a Thousand Flames” (Rain of the Thousand Flames), “Lamento Eroico” (The power of the Dragonflame) y para cerrar nos deleitaron con “Holy Thunderforce” (Dawn of Victory) e “In Tenebris” (The power of The Dragonflame). Unos momentos antes Fabio presentaba a la banda y cuando fue el momento de hablar para el gran Luca Turilli, el mismo contaba que por un cuadro viral no tendría que estar esa noche tocando pero las ganas de estar en el escenario y compartir un show para nosotros fueron mayores por lo cual lo teníamos arriba demostrando, porque es uno de los mejores compositores que hay en el estilo y un gran músico que ama lo que hace.

En fin la noche termina la banda se despide y como siempre dejando con ganas de más a los fanáticos que pedían una más. Rhapsody piso una vez más suelo argentino y lo hizo como todos siempre quisimos, con sus miembros originales, aunque sin Staropoli se noto su falta .Pero más allá de eso se encargaron de que esa noche que se vivió se única y recordada por todos los presentes y me alegra haber sido parte de esta experiencia, de haber podido sentirme en una historia medieval con dragones, espadas, magos y con 5 sabios caballeros que me guiaron a través de todas esas historias, esperemos que el destino los vuelva a juntar una vez más a todos ellos para volver a oír más historias



Crónica: Fernando Gonzalez
Fotografía: Juan K. Baracaldo


Las opiniones vertidas en esta columna son exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan la opinión del medio

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.