Entrevistamos a Nicolas Fiks, escritor y conductor de televisión y radio, actualmente está presentando su tercer libro "Vida muerta", esto fue lo que nos contó...

- Se viene "Vida Muerta", tu tercer libro. ¿Cómo surgió la idea de escribirlo y por qué ese nombre?

Te voy a ser sincero a vos y a todo tu público: la idea original poco tiene que ver con lo comercial. Era una carta final que tenía armada para el momento que decidiese acabar con mi vida. Es una resolución absolutamente racionalizada y asumida. Camus en una ocasión dijo que solo existe una pregunta esencial en filosofía: ¿Vale la pena vivir? Yo tengo mi respuesta, y si bien el libro está a la venta y posiblemente ciertas personas se acerquen a él, ello no variará mi determinación de matarme cuando el peso de la vida sea aún más insoportable. Volviendo a tu pregunta: jamás creí que alguien, mas allá de la policía o algún familiar curioso, pudiese descubrir este texto, ya que esta hecho desde la más visceral furia, injuriando al mundo por creer que no me dio todas mis oportunidades e injuriándome a mí mismo por no saber buscarlas. La idea es básicamente un texto epistolar, una serie de cartas que fui escribiendo mientras experimentaba variadas sensaciones que siempre, o casi siempre, lindaron con el delito. Quizás el delito por antonomasia: quitar una vida, incluyendo la propia. Por supuesto que solo fueron ideas, sensaciones, furia en abstracto: si hubiese llevado a la realidad las cosas que están escritas en ese libro estaría preso. Sirvió de catarsis en su momento, aunque el odio siempre está latente. "Vida Muerta" es un título bastante simple, hasta te diría obvio: pero en el estado en el cual me encontraba no estaba pensando en palabras altisonantes.



- ¿A qué apunta principalmente este nuevo trabajo?

Quizás sea como esos drogones que después de meterse hasta a Pablo Escobar por la nariz salen a predicar a Dios. Tal vez narrar estas experiencias, estos sentimientos, esta furia pueda servir a que otros chicos se animen a lo mismo. A que puedan canalizar de manera, digamos, menos comprometida todas sus frustraciones y fracasos. Somos, la gran mayoría, un rejunte de bosta robotizado, creyendo que somos libres cuando la única libertad que tenemos es la de sacarnos una foto con el celular y creernos que valemos algo (como si una foto, o la gran mayoría de las cosas valiesen algo) No voy a ahondar demasiado en el tema, pero el libre albedrio es la gran mentira de la existencia, la capacidad de elegir esta anulada desde el momento en que no elegimos vivir y en que no podemos elegir no morir. El resto es accesorio, coyuntura como dirían los políticos: partiendo desde esta premisa existencial todo lo que hagamos es irrisorio. Quizás el acto de morir o elegir no perpetuarse ("no perpetuar un error"- diría Borges) sean los únicos actos nobles y dignificantes, en donde, por algunos instantes, somos libres. Mi trabajo apunta a despertar todo tipo de sentimientos en la gente, en potencia y en acto. No voy a decirles a las personas que pueden o no hacer. Para eso están los profesores y los sacerdotes. El que no pueda canalizar su furia con el arte sabrá que hacer, encontrara la manera de exorcizar sus demonios. O sino será su propio demonio.

- ¿La temática del libro era algo que ya tenías en mente?

Absolutamente. No hubo ni un instante de duda. Todo estaba allí, esperando salir. Era un accidente buscando donde suceder.

- ¿Qué expectativas tenés y cómo pensás que lo va a recibir el lector?

En un principio tuve ciertas expectativas. "Vanidad de vanidades, todo es vanidad"- sentencia un viejo libro de la Biblia: yo también caí hechizado por las luces de neón y creí que quizás algo podía variar... pero estoy absolutamente desencantado. No del libro ni mucho menos de la editorial, sino de mí mismo. Estoy vendiendo un cáncer. No sé si habrá público para la enfermedad.

aqyu

- ¿Cómo es la edición y cómo se puede conseguir?

La edición será absolutamente limitada. No por esnobismo sino porque la editorial quiere darle prioridad a la calidad del material (no hablo del texto en sí, algo que decidirá el público, sino de los dibujos, las fotografías, el arte en general que acompañara a mis palabras) antes que a la cantidad. Tampoco estamos de acuerdo en distribuirlo en las grandes librerías, y no porque crea que allí no se venderá, sino porque con mi anterior libro lo hice, y los únicos que ganan son los viejos cagadores que manejan el sistema de compra-venta. Tampoco estoy exhortando a una mierda comunal, a todo ese arte nefasto llamado "cooperativista". Creo en Hobbes, creo en el individualismo a ultranza. Pero no voy a darle un centavo a un hijo de puta que vende a Gabriel Rolon en la misma librería que a Nicolás Fiks.

Por ahora se puede conseguir en el sitio de la editorial Wu Wei y en la plataforma de venta Posta de Libros. También Icarus lo distribuye.

- Si hoy tuvieras que pensar en un próximo libro ¿de qué trataría?

Me encantaría contestarte convencido y hasta entusiasmado acerca de un próximo libro. Pero estoy vencido: agoté mi capacidad de horror y de tedio.

Entrevista por: Lucas Barrionuevo

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.