¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728


En la edición de agosto de la revista Guitar World, Kathryn Hanneman, esposa del difunto guitarrista Jeff Hanneman, recordó la picadura de una araña que sufrió su esposo en enero del 2011 y la infección resultante que asoló la carne y los tejidos del brazo de Jeff, quien lo llevó a numerosas cirugías, injertos de piel y períodos intensos de rehabilitación que le obligó a un semi-retiro y lo dejaron cerca de la muerte en varios puntos.

"Jeff visitaba a un amigo en la zona de Los Ángeles", dijo Kathryn. "Él estaba en el jacuzzi en una noche relajante, y él tenía su brazo sobre un lado, y sintió algo, como una mordedura o un pinchazo. Pero por supuesto que no le creí nada de eso. Él llegó a casa una semana más tarde. Él no se sentía bien, y solo quería dormir".

"Antes él me dijo, 'Kath, tengo que enseñarte algo, aunque la verdad no quiero'. Y se quitó la camisa, y me asusté cuando vi su brazo. Era de color rojo brillante y tres veces el tamaño de lo normal. Le dije: 'Jeff, tenemos que ir ahora. Tenemos que llegar a la sala de emergencias'. Pero lo único que el quería era ir a la cama y dormir, y yo sabía que estaba tratando de racionalizar con una persona muy intoxicada. Así que no había nada que pudiera hacer esa noche. Pero a la mañana siguiente, lo convencí de que me dejara llevarlo. Él no tenía muchas fuerzas, pero fue capaz de llegar al coche".


"Cuando llegamos al hospital en Loma Linda, lo miraron e inmediatamente sabían lo que era, así que lo llevaron a rapidamente. Jeff me dijo que fuera a casa porque los dos sabíamos que iba a estar allí durante horas y ninguno de nosotros pensó que sería una situación de vida o muerte".

"Alrededor de tres o cuatro horas más tarde, Jeff me llamó y me dijo, 'Kath, esto no es nada bueno. Tal vez tengan que amputarme. Creo que tienes que volver aquí'. Cuando llegué allí, Jeff estaba en la camilla a la espera de ir a cirugía, y el doctor lo puso en perspectiva para mí. Me dijo: 'Necesito que vea a su esposo. Él no puede hacerlo. 'El médico miró a Jeff y le dijo: 'En primer lugar voy a tratar de salvar su vida. Luego voy a tratar de salvar su brazo. Luego voy a tratar de salvar su carrera.' Y mirando a Jeff en esa camilla y posiblemente despidiéndose, sabiendo que yo nunca lo volvería a ver...fue uno de los momentos más difíciles de mi vida".

Según Kathryn, Jeff luchó emocionalmente y desarrolló una gran depresión cuando regresó a casa y comenzó el proceso de rehabilitación de su brazo, con la esperanza de recobrar su habilidad para tocar la guitarra.

"No pude conseguir que Jeff vaya a rehabilitación o terapia", dijo Kathryn. "Creo que él estaba dejando que la apariencia de su brazo afecte sus emociones, y se meta en su cabeza. Era difícil mantenerlo optimista en ese punto".

"Creo que él pensó que podía hacer esto por su cuenta
él sólo queria ir a ensayar y tocar, y que esa sería su rehabilitación. Pero creo que él comenzó a aprender, una vez que intentó ensayar, el no estaba tocando bien y se dio cuenta que no era capaz de tocar la guitarra a la velocidad que estaba acostumbrado. Y creo que realmente eso lo golpeó con fuerza, y él empezó a perder la esperanza".




Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.