¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Cinco cortes de difusión. Disco de oro en EEUU. La mejor posición en los charts de la historia de la banda, con el 1º en el Billboard. Megadeth demostraba en plena década del 90 que el metal todavía tenía algo para dar.

Ya había pasado la decepción de Load y Re Load de Metallica, ya vendría el polémico Diabolus in Musica, de Slayer. Decaía la ola grunge y comenzaba el fugaz invento nümetalero. La propia “filarmónica del colorado” estaba a punto de implosionar con el futuro Risk (en 1999) y la perdida de Nick Menza y Marty Friedman. Sin embargo, aquella, la mejor formación que los “mega muerte” supieran tener, iba a despedirse con verdadero as bajo la manga llamado Cryptic Writings.
Además, en Argentina justo para ese disco terminaban de consolidar su romance con el público rioplatense. Porque si bien ya había pasado el momento de creación del hoy clásico cántico “aguante Megadeth” en el riff de “Simphony of Destruction” hoy reproducido en todos los rincones del mundo, para la presentación de Cryptic… fueron recibidos como verdaderas estrellas, entrevistados por los más conocidos periodistas del ambiente y hasta realizando recitales acústicos en exclusiva.
Un disco que sigue el camino de su predecesor, Youthanasia, bajando un cambio del frenético thrash para involucrarse con melodías de metal más clásico y hasta pequeños experimentos con armónicas. Sin embargo, este séptimo Lp, llega a tener éxitos radiales impensados para la época de la mano de grandes canciones como “Almost Honest” y “Trust”, hoy infaltables en el repertorio en vivo de la banda. Pero además no se queda atrás en su aclamada veta más agresiva con por ejemplo las demoledoras “The Disintegrators” y, por supuesto, “She-Wolf”.

Escuchá más de esos clásicos en la sección especial que el Cuartel del Metal tiene en el show radial Killing Week.  



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.