Es viernes y los fans del progresivo lo saben. Con un tormentoso clima sobre la ciudad de Santiago, The Neal Morse Band hacía su estreno en Chile presentando su aclamado disco ‘’The Similitude Of A Dream’’, lanzado el 2016. El íntimo Teatro Teletón fue el lugar para recibir a casi un millar de asistentes quienes esperaron pacientemente el inicio del show pactado para las 21 horas.

Nueve y cuarto de la noche y mientras los fans ya se impacientaban, las luces del recinto se apagaron para dar inicio a tremenda velada. Con unas potentes imágenes en una pantalla de altísima definición que sirvió de telón y también para contar la historia relatada en este álbum conceptual, aparece el artífice de todo este proyecto en solitario. Neal Morse, cantando ’Long Day’ y algunos ya se comenzaban a emocionar, puesto que sabían lo que estaba por venir. Con los primeros acordes de la obertura del disco, todos los presentes se levantaron de sus sillas a aplaudir a la banda. Tras ’The Dream’, vino el primer momento álgido de la jornada con el single ‘City Of Destruction’, la cual fue coreada por todo el recinto de calle Rosas.
Sobre el escenario, la cosa se veía perfecta. Cada músico se robaba la película, pero al mismo tiempo, nadie era opacado. Eric Gillette en la guitarra solista y las voces más agudas de la jornada incluso se dio el tiempo de jugar con una baqueta que el icónico Mike Portnoy, quien fue una máquina y mucho más durante todo el evento, le lanzó en medio de la ejecución de uno de los cortes. Randy George, bajista de la banda, no desentonó en ningún momento, mientras que Bill Hubauer, tecladista principal, fue uno de los más aplaudidos de la noche, por más que se mantuvo al fondo del stage. Obviamente, Neal Morse es un showman desde donde se le mire. Jamás dejó de moverse, sonriéndole al público constantemente y, por supuesto, haciendo llegar a las lágrimas a algunos dentro del respetable.

Mientras la primera parte del disco se pasaba volando, con temas como ‘Makes No Sense’ y ‘Draw The Line’, con esta última destapando cráneos con su pesada música, la gente que estuvo en el teatro se notaba entusiasmada, sobretodo en cortes como ‘All The Ways Of The Fool’, con todos incluso emulando la sección que recuerda a los clásicos Beach Boys. Es destacable la felicidad con la que se desenvuelve cada músico, tanto así, que la mayoría del público está sonriendo durante el concierto. Con ‘So Far Gone’ y ‘Breath Of Angels’, se da espacio para un pequeño intermedio de 15 minutos. Lo que no se sabía, era de los problemas que se vendrían al volver de este descanso.
Tras el corto receso, la banda de Neal Morse vuelve a subir al estrado para tocar ‘Slave To Your Mind’. Luego de esto, por fin vino el momento de presentar a la banda. Morse se notaba feliz  de poder haber traido su conjunto a Chile y, luego de nombrar a cada músico, se dispuso a tocar la próxima canción, ‘Shortcut to Salvation’. El primer problema de la jornada se apreció apenas sonó la primera nota en la guitarra acústica de doce cuerdas ocupada por Morse, puesto que se desconectó el sonido de los parlantes que iban dirigidos al público y sólo se escuchaba el audio directo del escenario. Las pifias no se hicieron esperar y mientras la banda seguía tocando, Neal comenzó a preocuparse y mirar hacia los lados, hasta que Portnoy dejó de tocar batería y el líder del proyecto preguntó a los asistentes que cuál era el problema. Luego de haberse solucionado, el multi instrumentista agradeció la paciencia y que, según él, ya había aburrido al público con su música y a causa de eso lo abucheaban. 
Lamentablemente, este no fue el único inconveniente de la noche, puesto que tras ‘Sloth’, donde se notó una desafinación en la guitarra de Gillette que fue rápidamente arreglada, se apagaron las luces durante unos minutos. Mientras la gente comenzaba a murmurar, aparece Mike Portnoy delante de los micrófonos y es aplaudido a rabiar por todos los fanáticos.

 Con una sonrisa imborrable, agradece a los presentes haber venido, que este concierto se generó solamente por los miles de mensajes en Facebook con el Hashtag #ComeToChile y explica que sólo salió a hablar para hacer ‘relleno’, ya que no era parte del show y fue a causa de que la mesa de sonido falló y tuvo que ser reiniciada. Tras esto todo vuelve a la normalidad desde ‘Freedom Song’, con Portnoy tocando un pandero y Bill Hubauer acompañado de un banjo, hasta ‘Confrontation’, donde ahora el causante de los dolores de cabeza de Morse fue su mismo computador, el cuál comenzó a fallar y ni su teclado ni su guitarra se escucharon por ninguna parte durante el corte mencionado ni en ‘The Battle’. Cabe destacar que mientras se trató de solucionar todo esto, Bill Hubauer brilló tocando sus teclados durante el tiempo que fuese necesario para no dejar al teatro en silencio, ganándose muchos aplausos durante lo que se alargó en su improvisada actuación.
Justo para ‘Broken Sky/Long Day (Reprise)’, últimas piezas del disco, Morse volvió a sonar y la gente lo vitoreó mientras él celebraba sonriendo y levantando sus puños en señal de victoria. Al finalizar el álbum reproducido  en forma íntegra, todos los asistentes aplaudieron felices la correctísima entrega de la banda, quienes se conectaron de gran manera con el público y se despiden durante unos minutos de la gente, quienes comenzaron con cánticos para que volvieran al menos con una canción más. Gran sorpresa causaron con la ejecución de ‘Author Of Confusion’, corte del material solista de Neal Morse con la que varios de los presentes quedaron boquiabiertos debido a los constantes cambios de ritmo en los casi diez minutos que dura y también por el bello canon que interpretó el quinteto de forma magistral. ‘Agenda’ y ‘The Call’, sacadas de ‘’The Great Experiment’’ (2015), fueron las encargadas de cerrar una jornada gloriosa que ningún problema técnico pudo opacar. Gran entrega del público tanto como de la banda en un frío viernes de junio que ninguno de los asistentes podrá olvidar fácilmente. Definitivamente, es uno de esos conciertos de los que cada persona que asiste, se va con el corazón contento.

Crónica por Samuel Víctor Acevedo
Fotografías por Víctor Acevedo Suárez












Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.