Foto: difusión

El glam metal se trata de fiestas y chicas, pero todo tiene un límite. En una conversación reciente con Total Guitar, George Lynch confesó el recital más extraño que tuvo.

Estaban en el desierto, una mujer muy simpática de mediana edad los atendió. Estaba con poca ropa, solo usaba nada más que un par de zapatos, comenzó a comentar la anécdota el guitarrista.

“Pensábamos, qué m*erda es esto. Mientras ella traía los papeles para firmar”, a su sorpresa la chica les dijo: “firmen aquí, la ropa es opcional”.

“No sabíamos que era un club nudista hasta que llegamos al lugar”, afirmó el líder de Lynch Mob.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.