¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Retomamos el segmento donde los fanáticos hablan del legado de sus bandas favoritas. Hoy nuestro columnista Kurt Norembergs, entra en las entrañas de una de las bandas más importantes del sonido Metal y que están prontos a llegar al continente, Carcass.

"Existen bandas cuyas particularidades llegan tan lejos que pasan de ser una firma propia a ser un legado, de las cuales en este momento podría hacer mención de varias, sin embargo, hoy quiero hablar de una  de mis bandas favoritas a la fecha, Carcass, y es que teniendo el espacio para hablar de esta clase de temas, quise tomarme la libertad de darle un poco de cariño a los cirujanos de Liverpool, ¿por qué? Pues porque, mierda,  es Carcass, si por alguna razón no los conoces, las posibilidades de que conozcas alguna banda altamente influenciada por ellos es altísima (digo, si te gusta aunque sea un poco la música extrema).

Influenciados por bandas como Death, Repulsion y Master, la agrupación inglesa fue una de las pioneras en el género del grindcore, dándole un enfoque distinto a lo que se estaba haciendo en la época por bandas como los gigantes del grind, Napalm Death, quienes trataban temas políticos, dándole un aire serio y contestatario a la agrupación, sin embargo, Carcass tomó un camino un tanto más “visceral” (literalmente), tomando términos sacados de diccionarios médicos y utilizando recortes de fotos de autopsias para usar en los collages de las carátulas de algunos de sus trabajos, todos llenos de ruido putrefacto alejado del estándar más “punk” que bandas como Napalm Death habían impuesto dentro del género, pero también alejado del sonido del death metal clásico, dando a luz a una música sucia, desprolija,  ruidosa y simplemente genial.

Pero dejando un poco de lado las influencias detrás de la banda, quiero partir mencionando lo que es la magnificencia de su primer trabajo de estudio: el gran “Reek Of Putrefaction”. Pero no voy a mentirles, la historia de mi amor por este álbum no es algo de un día para otro, ya que al principio no me hizo mucho sentido, no entendía las baterías, el ruido era muy envolvente y las voces se mezclaban con los instrumentos, me atrevo a decir que durante los primeros años que conocí a Carcass, disfrutaba más de sus trabajos melódicos. Especialmente el  famosísimo “Heartwork”. Disco que ahora no soporto. (Bajen las antorchas, sólo es cuestión de gustos, prefiero más los tarros).

Entonces ¿qué pasó? No sé, la vida, los años, pero llegó un momento de mi existencia en el que quise por fin darle una nueva oportunidad a “El reek”, así que cogí mi plataforma de streaming de música de legalidad  dudosa preferida y puse el infame audio a andar. Y me voló la cabeza. Y claro, pasan los años, los conciertos, las tocatas, los amigos, las cervezas, y uno va apreciando las cosas de manera distinta, y fue ahí, después de varios años, que logré darle la importancia que merecía todo ese ruido, el ruido natural, orgánico, tan natural y cercano como tener la presentación de la banda al frente tuyo, con amplificadores chirriando y mala acústica incluidas (característica de los espacios de mala muerte donde las tocatas under suelen tener lugar), ¿y todo dentro de la grabación? Es realmente increíble.
En sí, el trabajo que hace Carcass durante esta época, es el de alejarse completamente de la música envasada, dejan de lado la perfección y pulcritud del disco de estudio, para grabar algo “tal como es”, lo que resulta ser una contradicción a lo que la gente espera de un trabajo de larga duración, dejando un legado impreso hasta el día de hoy.

Incluso cuando  Carcass decidieron alejarse de las raíces del goregrind para tomar un camino más dirigido al death metal melódico, siguieron marcando pautas que se convirtieron en esenciales dentro del género, independiente de lo que yo como weón tarrero pueda pensar del “Heartwork”, no puedo negar que puso completamente patas arriba el mundo del death metal, y que es uno de los discos esenciales que todo metalero debe haber escuchado al menos una vez en su vida (si no lo han hecho, minimice esta ventana, abra su plataforma de música de preferencia  y hágalo.), así que ni siquiera podríamos decir que no evolucionaron como músicos y se quedaron pegados en el ruido, porque sería una falsedad monstruosa. Incluso después de su separación decidieron juntarse una vez más y traer al mundo la prueba tangible de que seguían poniendo las reglas con su último trabajo de estudio, “Surgical Steel”. A mi parecer, este es el trabajo mejor logrado en la etapa melódica de Carcass, es agresivo, brutal, rápido, y no cae en las melodías tan dulces como el “Heartwork”. (De hecho, es de los pocos discos de melodeath que soporto). Incluso,  me atrevería a decir que para este último álbum se la jugaron y volvieron un poco a las raíces más pesadas, obviamente, ya desde un plano más profesional y pulido,  sin embargo,  en lo que a mí respecta, el Reek es el Reek y punto, nada más que decir respecto a eso. (Aunque ahora que vienen a Chile probablemente me vean coreando hasta los temas del Swansong, pero eso es otro tema…).

Quizás algo que cabe mencionar también, son sus álbumes “Symphonies Of Sickness” y “Necroticism: Descanting The Insalubrious”, que proponen un metal brutal, sangriento, quirúrgico, pero un poco más apegado al death metal clásico, ambos son discazos esenciales en su discografía, pero hay que admitir que bajaron bastante el volumen desde su primer trabajo de estudio, y se acercaron al lado más “normal”, menos cercano al grindcore.


En fin, necesitaba sacarme un poco del pecho el amor por esta gran banda, y reitero una vez más la invitación a que si por alguna razón han vivido bajo una piedra todo este tiempo y no los han escuchado, por favor vayan y háganlo. No se arrepentirán. Y no, no pienso incluir el “Swansong” dentro de esto".

Columna escrita por Kurt Norembergs

Show en Chile
El concierto en Chile tiene fecha para este Jueves 29 de junio a las 20hrs en el Teatro Caupolicán. Las entradas ya se encuentran a la venta a través del sistema Ticketek y sin recargo en tiendas The Knife y Rockmusic.


Precios:
Cancha $29.000
Platea : $29.000
*Valores más cargo por servicio.




Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.