Foto: difusión


Era un día normal para Randy Blythe y compañía que desembarcaron de lo más normal en el aeropuerto de Praga, República Checa.

De repente, se acercan unos hombres de negro, no para pedirles autógrafos, sino como en una película de acción, sacaron sus ametralladoras bien cargadas para ponerlos en el suelo a los de Lamb of God.

Tampoco era un videoclip de la banda, los opresores iban en serio, esposaron únicamente a Randy y se lo llevaron sin ninguna delicadeza. No obstante, poco pudieron hacer sus compañeros de la banda para detenerlos.

No era ninguna mafia, ni algún grupo terrorista, mucho menos sicarios. La policía Chequia lo buscaba. Hace 2 años, en la misma ciudad, Lamb of God había tocado un concierto y presuntamente provocado la muerte de un fanático de 19 años.

Este joven, por la euforia, trepó al escenario y cuando saltó hacia el público, se golpeó fuertemente la cabeza. Algunos testigos, a desgracia del vocalista, afirmaron haber visto a Blythe empujar al chico fuera del escenario.

Todo esto pasaría un día como hoy, y el proceso judicial demoraría unos meses, hasta marzo del siguiente año.


Como sabemos, Randy Blythe fue puesto en libertad, pero sí fue responsable de la muerte. El vocalista afirma que alguien vino varias veces hacia él, hasta que en una tercera oportunidad realmente pensó que era una amenaza, así que lo tiró fuertemente al mar de personas.

Blythe declaró sentirse amenazado por ese sujeto, pero empujaría a otra persona, a aquel chico de 19 años. Desafortunadamente, nadie lo sostuvo y cayó violentamente al piso.

El vocalista no fue declarado culpable porque moralmente, no tuvo la culpa. Imprudente sí, pero fue un trágico accidente.

Posteriormente, Randy Blythe tuvo una conversación positiva con los familiares del muchacho fallecido, contó todo y esclareció todas las dudas.

Luego de estos eventos, Lamb of God tomaría un corto descanso para volver con fuerzas con un nuevo álbum y reanudando la gira que se vio interrumpida.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.