¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728



RESEÑA PUBLICADA EL 7 DE JULIO DEL 2015
4 de septiembre y Iron Maiden lanza su decimosexto álbum estudio “The Book Of Souls”. El disco durante su producción ha estado en los comentarios de los fanáticos por largo tiempo, esto debido a su portada sobria, la duración de 92 minutos del trabajo, ser un disco doble y por tener el tema más largo en la carrera de la banda.

Muchos se quedan con la simple frase de que “Son lo más grande del metal”, pero los reyes aun tienen mucho que demostrar tanto a ellos, como a sus nuevos fanáticos. Maiden en su discos de la era 2000 evoluciona poco a poco su sonido, haciendo temas de mayor duración y mayor complejidad, “The Final Frontier” fue una prueba de esto, pero “The Book Of Souls” se postula como el broche de oro para esta etapa.

Con una introducción breve comienza “If The Eternity Should Fail”, un tema épico con una letra potente sobre los orígenes. Maiden hace un viaje al pasado muy al estilo de “Powerslave”, entre guitarras marcadas y constantes cambios de tempos. Luego del segundo coro la banda retoma un sonido puramente Heavy Metal para los solos y que pasarán a formar parte final del tema, el cual cierra con una potente voz en off. El inicio es épico, pero “Speed Of Light” el single de este álbum , es una pista rápida, corta, Heavy y clásica. Una canción excelente, pero que no logra retomar la potente idea de su predecesora, tiene suficientes argumentos para brillar por sí misma, además  de poseer un divertido videoclip, el track parece mejor idea en “The Final Frontier” que “The Book Of Souls”.

Con inicio acústico “The Great Unknown” se presenta, un tema con una lírica que aborda el miedo al futuro de la humanidad. Maiden pone a trabajar las guitarras gemelas en grandes armonías, ya sea como base o como protagonistas.  La mezcla de estos dos elementos es sorprendente a medida que la letra se complejiza, las guitarras comienzan a hacer lo mismo dejando en claro que la producción de este disco es mucho más compleja de lo pensado. “The Red And The Black” sigue la línea acústica muy bien acompañada por el bajo de Harris. Un tema que sorprende por su duración de diez minutos, por las pequeñas intervenciones del teclado  y porque la voz de Bruce esta en todo momento acompañada por una lead guitar que “canta” lo mismo que él. La doncella deja en claro su nivel de rey al demostrar que son capaces de todo en sus trabajos, muestra de ello es el coro que simplemente es un coreo con la letra “o”.
 

“When The River Runs Deep” trae una velocidad y una actitud especial, muy del estilo de los primeros trabajos de la banda. Los ingleses pasan de versos rápidos a un coro con muchas pausas, creando así un juego con los tiempos y con los momentos de la canción. Los solos hacen su presencia desde el primer minuto hasta el término de la canción, haciendo que el track tome una velocidad más rápida al tema anterior. El primer disco finaliza con “The Book Of Souls”, que posee una letra de introspección al igual que las anteriores, pero con la curiosidad de tener un sonido muy del estilo “Dance Of The Death”, donde la atmósfera del tema es espectacular. La canción presenta un segundo ritmo en la mitad, donde la velocidad del heavy se apodera de todo, dando un cierre épico al primer disco entre la voz de Bruce y las guitarras de Murray, Smith Y Gers.
Redoble de tambores para el segundo disco que comienza con “Death Or Glory”. Una  canción con riffs de antaño, el clásico bajo golpeado  y letra sobre guerra.  Un muy buen elemento para “relajarse” luego de las los temas largos de la banda. Es posible que se dé una situación similar a la de “Speed Of Light”, pero la letra logra mantenerse, muy al borde, de la temática del álbum. “Shadow Of The Valley”  será sin duda un punto de críticas, esto debido a su riff casi idéntico a “Wasted Years”. El tema musicalmente atrapa con una letra rápida y un coro pegadizo, además de más de poseer pequeñas intervenciones por parte las guitarras luego de cada verso. El single no busca ser la copia de uno u otro tema, los más fans de Maiden podrán notar de que es un gesto hecho apropósito, debido a que este tema toma mucho del “Valle” de Iron Maiden.

“Tears Of A Clown” conserva el piano como un elemento principal, usándolo como base para esta “Balada”  sobre las emociones. Un tema potente en su interpretación y con constante pausas en los tempos de las guitarras, además de un solo que destaca con el uso del Wah Wah. La atmósfera lenta se conserva hasta “The Man Of Sorrows”, la canción logra ser una perfecta continuación de su antecesora, permitiendo una mayor intervención al bajo y las guitarras por sobre la letra, la cual avanza rápido y logra atrapar al auditor. Maiden en dos temas ocupa una técnica similar a lo que hizo años antes en “Wasting Love”, el hecho de combinar letras suaves en ritmos heavys, logrando así este tipo de Power Balad o canciones más suaves.

Finalmente el tema que mayor expectación generó, “Empire Of The Clouds”. Quizás en su trabajo anterior “When The Wild Wind Blows” te pareció algo épico, nadie lo discute, pero “Empire Of The Clouds” sería algo sublime. La composición que mayor trabajo se le dedico en palabras de Dickinson es simplemente perfecta. Musicalmente el tema es guiado por el piano, un elemento que Maiden no acostumbra a usar tanto tiempo en sus temas y complementado con las guitarras, además de presentar varios cambios de ritmos y potencia. El tema escrito por Dickinson es la letra precisa para cerrar este álbum. Sin necesidad de un coro o repetir partes, la canción toma una forma inmensa (Como el cielo que describe) y sencilla, tanto que Bruce se permite agregar muchos elementos de la cultura popular y de su conocimiento como aviador.

Un disco doble de 92 minutos es algo inédito para Iron Maiden y sus fanáticos, pero la sorpresa será grata. No es un álbum doble que pueda equipararse al legendario “The Wall”, mas eso no quita el gigante decimosexto disco que Maiden ha creado.


“The Book Of Souls” es un disco que quizás a los primerizos de los ingleses no sea de su agrado, pero para los que han escuchado a la banda por unos cuantos años, saben que este es su más grande trabajo a la fecha. Este trabajo posee una complejidad musical y lírica que no se había visto antes en Maiden, abordando el tema del destino, el interior del ser humano y, al mismo tiempo, su propio interior. Muchos quedarán extrañados con “Shadow Of The Valley” que es muy similar a “Wasted Years” y esa es la explicación, la banda no solo hace un viaje al interior de la gente, también está haciendo un viaje a su interior y su historia. Este disco es una clara muestra de lo que han hecho en 40 años de carrera.

Reseña realizada por Felipe Pino


Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.