Imagen: difusión


No es por el black metal, lo extremo o sinfónico. Es lo que se recrea en la mente de cada uno y lo plasma en arte que se manifiesta en la música, estética, atmósfera y registros audiovisuales.

Carach Angren es eso y más. En un contexto que no es solo un cuento de hadas, acaba de lanzar su álbum Dance and Laugh Amongst the Rotten.

Los holandeses son unos expertos cuenta cuentos y eso nos aclara Ardek, "hice lo mismo con este álbum, hay pistas y rompecabezas escondidas en esta historia". 

Yendo con el álbum de lleno, nos sorprenden con la introducción, sacado de una película de horror, nos introduce a un mundo oscuro y tenebroso.

La historia comienza, una niña pequeña, inocente y recién experimentando el mundo, tiene una ouija. Raudas ráfagas de guitarras y baterías suenan, el juego empieza y Charlie la atiende, pero pronto se descontrola. La niña sale corriendo de la habitación pero deja algo sin concluir.

Los fantasmas se liberan de lo que primero parecía un juego. Blood Queen y Charlie Frances Coghlan son los primeros. Musicalmente son los que más intensidad tienen.

La historia de este segundo es interesante, un joven actor que muere en plena obra de teatro. Fue enterrado, pero un fuerte huracán destroza la ciudad, sopla a muchas tumbas y cuerpos al océano. Cuenta la leyenda que Charlie quiere regresar a Irlanda a su país de origen, Irlanda, solo con su única balsa, su ataúd.

Song for the dead es atmosférico, teatrero y bastante perturbador, a pesar de ser una de las canciones lentas del disco. Una oda a la muerte que habla de lo a cualquiera le parece difícil dejar ir a alguien, los espíritus malos son los que realmente dificultan las cosas.

In de naam van de duivel (del holandés En el nombre del diablo) ofrece una pieza black metal en su máximo esplendor y demuestra todo el tecnicismo del trio.

Una de las canciones más pegajosas es Three times thunder strikes en donde Charlie confronta a la niña que jugó con la Ouija. El fantasma ya estaba ahí desde hace meses, la niña había abierto una caja negra, como la que muchos habían comprado en la vida real.
 
Al final de la canción la banda pregunta, ¿abriste la caja antes que terminara esta canción? Implícitamente la pregunta al oyente, así que disfruten sus últimos momentos de su existencia.


Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.