El vocalista de Slipknot, Corey Taylor, no se podía quedar atrás y también compartió su lista de sus "10 álbumes favoritos de metal" con Rolling Stone. Fiel a su estilo, Taylor dejó algunas palabras sobre cada disco y por qué es importante para él y para el metal.
 
Por los últimos 20 años, Corey Taylor ha sido la boca detrás de la máscara de Slipknot. Él y sus ocho compañeros de banda construyeron su caminocon una particular y agresiva aproximación al nu-metal en su disco, llamado igual que la agrupación, de doble platino lanzado en 1999, para después establecerse como líderes del género con Iowa en el 2001. Su mini-imperio ha incluido una serie de álbumes en el Top Cinco y su propio festival Knotfest, que regresará este año.

Debido a su amor por el metal, Corey Taylor fue una de las primeras personas a las que Rolling Stone consultó al empezar a trabajar en los 100 mejores álbumes de metal de todos los tiempos y nos entregó una lista de sus 10 trabajos favoritos. "No lo hagamos en orden", dijo. "Hay otros cuatro o cinco que podría meter ahí, pero creo que este en un buen top 10". Esto fue lo que escogió en orden alfabético. 




Anthrax, Worship Music (2011) 
Pongámoslo de esta forma: crecí con [el álbum de Anthrax de 1987] 'Among the Living' y lo pude haber escogido si nunca hubieran lanzado 'Worship Music'. Me refiero a que amo 'For All Kings' [de 2016], pero me encanta como volvieron con 'Worship Music' y lo agresivo que es. En especial con Joey [Belladona] de regreso en la voz. Estuve cerca de cantar en este disco, así que escuché algunas cosas con anticipación y sabía que iba a ser muy especial. Hay tantas canciones buenas en ese álbum. Cuando salió, era Anthrax con Joey y una producción nueva que volvió mierda a todos. 'Fight Em ‘Til You Can’t' es una de mis canciones favoritas escritas por ellos. Eso puede ser o no ser porque había zombies en el video. No puedo confirmar o negar eso.



Iron Maiden, Somewhere in Time (1986)
Ese era mi álbum favorito de Maiden porque era "mi álbum" de Maiden. Obviamente, regresé y conocí [su disco de 1982] 'Number of the Beast', y los primeros dos y 'Powerslave' [de 1984], y todo lo demás. Pero 'Wasted Years' [de Somewhere in Time] fue mi puta banda sonora por años y creo que es una de las canciones de heavy metal más perfectas que se han escrito, solo desde un punto de vista de la canción, no los riffs ni nada de eso. Es putamente pegajosa. Y todavía la puedes poner, hoy, a personas que no los les gusta el heavy metal y les va a interesar. Tiene un ambiente muy atractivo.

Y, hombre, todo ese álbum es brillante. Así sea la canción que más o menos le da el nombre al disco [Caught Somewhere in Time], 'Heaven Can Wait', 'Stranger in a Strange Land' o 'Alexander the Great'. Cogí esa canción y la puse para mi clase de historia cuando estaba en octavo grado y todos se sorprendieron. Su reacción era. "Wow, esto es cómo bueno2. Esto pasó cuando el hip-hop estaba empezando a dominar las cosas. Y yo decía, "Esperen. El hip-hop está bien, pero escuchen esto. Esos tipos están cantando sobre historia". Y mi profesor dejó que esto pasara. Era una puta canción de siete minutos. Era eso o que me dejaran hacer [la interpretación de Iron Maiden en 1984 del poema escrito por Samuel Taylor Coleridge] 'Rime on the Ancient Mariner', y seguramente no me iba a dejar hacer eso. Fue perfecto. Fue muy, muy bueno.




 Judas Priest, Screaming for Vengeance (1982) 
Todos tienen su propio disco de Judas Priest y este era el mío. Sé que mucha gente habla de [su disco de 1980] 'British Steel' o 'Painkiller' [de 1990] o cualquier cosa, pero entre esos, sacaron el disco perfecto de metal para mis oídos, aparte de las cosas que estaba haciendo Iron Maiden. 'Screaming For Vengeance' era putamente bueno. Ya sea la apertura con The Hellion justo antes de 'Electric Eye', o yendo directamente a 'You’ve Got Another Thing Coming', todo el puto álbum es increíble. Y la canción que da el título al disco es ridícula. Solo escuchar esos putos [grita], esa locura de mierda saliendo de tus parlantes. Yo pensaba, “¿Qué? ¿Debería estar escuchando eso?”. Pero era un álbum tan bueno y en serio mostró su evolución y lo increíble que es esa banda.

Mucha gente no le da suficiente crédito a Priest. Hablan sobre cómo empezaron, pero no sobre toda su discografía y lo diferentes y lo motivados que estaban con cada disco. Cambiaban en cada álbum, así sea con algo más suave como 'Ram It Down' [de 1988] o regresar a gritarle a toda esta mierda como en 'Painkiller'. No tenían límite. Eran impresionantes. Todavía, hasta el día de hoy, son una de mis bandas favoritas.




Korn, Korn (1994)
Me parece que la gente ha olvidado lo explosivo y agudo que era Korn cuando golpeó la escena. Para mí, lo pondría en el mismo nivel de Appetite [for Destruction] y Nevermind como álbumes que cambiaron las cosas culturalmente. Eso es uno de esos momentos que uno piensa “¿De dónde putas vino esta banda?”. Así de esenciales fueron para la vida de muchas personas. Especialmente para mí. Y hasta el día de hoy, ese disco mantiene su nivel.

Tiene una puta cualidad y es que no les importaba nada, y es muy diferente. Está la oscuridad de Clown y Daddy. Tienes mierdas como Ball Tongue en la que solo piensas, “¿Qué putas está pasando ahora?”. Es una locura. Hay una razón por la que la mitad de su set es su primer álbum; es que es buenísimo. Es jodidamente malo, hombre. Y me encanta el hecho de ser amigo de todos ellos. Eso me hace muy feliz. No sé si alguna vez tendré las pelotas de decirles lo importante que fue ese puto álbum. Pero Dios, es muy bueno.







Megadeth, Peace Sells… but Who’s Buying? (1986)
Conozco mucha gente que escogería [el álbum de 1990] Rust in Peace cuando se trata de Megadeth, y eso está bien. Yo solo pensaba que Rust in Peace era una producción más limpia, mientras que Peace Sells todavía se siente como un álbum de thrash metal. Tenía una producción más sucia, incluso las mezclas, que no puedo soportar; el original solo se siente más sucio. Tiene una cualidad que no escuchas en otro lugar. Así que todo ese álbum para mí –que es honestamente una clínica del riff, es putamente oscuro y genial – es probablemente el disco que me metió en Megadeth. Es el álbum que me metió en el metal más duro. 



Metal Church, The Dark (1986)
Ese fue uno de esos álbumes que alguien grabó en un cassette para mí y no sabía quiénes eran hasta que pregunté. Recuerdo escuchar las canciones, especialmente Start the Fire y Ton of Bricks, y la que titula el álbum es demasiado bestial. Al escucharlos dije: “Mierda, esto es increíble. ¿Qué grupo es?” Me dijeron y fui a comprar su disco de inmediato. Y tiene una portada que te hace decir: “Uy, ¿qué es esto?” Es un álbum brutal. Hay gente que no lo ha escuchado y es muy infravalorado, lo cual es absurdo por lo bueno que es. Hay una razón por la que Stone Sour hizo un cover de The Dark. Es una canción jodidamente buena. La sigo escuchando. Creo que debería ser más conocido.



Metallica, Master of Puppets (1986) 
Este es mi número uno, si hacemos un top 10. Es mi álbum de metal favorito. Es el álbum de metal perfecto. No se puede mejorar. Nunca. Y he discutido con otras personas que me dicen: “¿Y Sabbath? ¿Y este o ese?”. Yo les respondo: “Black Sabbath no fue un álbum completo de principio a fin”. Era bueno, me gustó. Pero el maldito Master of Puppets era perfecto desde el primer rasgueo de guitarra en Battery hasta el último golpe en Damage Inc. ¡Es perfecto! Lo defenderé ante cualquiera que diga lo contrario y seguramente ganaré. Porque tengo la justicia de Dios de mi lado [se ríe].

El álbum es pesado y al mismo tiempo melódico. Es intenso y al mismo tiempo tiene momentos de pura maldita contemplación. Es sensible y al mismo tiempo te hará explotar la cabeza. Y tiene la mejor canción que Metallica ha compuesto: Disposable Heroes. Esa canción es bestial. No la puedo tocar y yo puedo tocar casi todo. Así de buena es.

Eso es todo para mí. Tiene unas de las mejores grabaciones de James [Hetfield] y toda la banda es increíble. También tiene algunas de las mejores letras. Lo escuchas y piensas: “Esto es un crimen, qué álbum tan jodidamente bueno”. 




Pantera, Far Beyond Driven (1994)
Ese álbum es tan sucio. Me encanta [el álbum de 1992] Vulgar Display of Power, y obviamente todos gravitan alrededor de ese porque tiene las canciones, tiene lo que sea. Pero para mí, Far Beyond Driven fue el primer ejemplo de cómo podía sonar una producción moderna de metal. Eran tan grueso y la mezcla era un poco más enojada. En mi opinión, fue la primera vez que podías escuchar en realidad lo pesados que podían ser y la disposición que tenían para llevar esa mierda a casa. Y tiene mi canción favorita de Pantera, que es Becoming. Solo con esa canción gana. Justo cuando pensabas que habías entendido alguna mierda, jódete. Estás acabado.

 
Sepultura, Roots (1996)
Ese álbum… Dios mío. Quiero decir, aparte de Iowa, ese disco tiene probablemente uno de los sonidos más gruesos y pesados que he escuchado, desde el punto de vista de la producción. Es tan asqueroso y al mismo tiempo putamente bueno. Casi que puedes escuchar el pelo ahí [se ríe]. Ugh. Y algunas de las canciones y los riffs son simplemente tan brutales que piensas, “Mierda, hombre”. Ese es mi álbum favorito de Sepultura. O sea, me encantan todos sus discos, pero ese… Probablemente todos lo aman, pero para mí ese es muy especial porque fue una evolución más. Ese álbum inspiró a mucha gente y a muchos artistas, no tiene todo el crédito que se merece. Es una lástima.



White Zombie, Astro-Creep: 2000 – Songs of Love, Destruction and Other Synthetic Delusions of the Electric Head (1995)
Ese puto álbum es brutal. No sé si la gente lo consideraría un disco de metal, pero yo sí, solo porque está lleno de riffs. Las canciones de Electric Head, la parte uno y la parte dos, son jodidamente pesadas. Es un álbum de metal hermoso, cool y artístico. Tiene tantas buenas canciones. Olvídense de More Human than Human, Super-Charger Heaven es una de las canciones más putamente pesadas que he escuchado en mi vida. Y si la escuchas con el álbum remix, que es todavía mejor, tienes esta idea de todo el potencial que el metal tiene si te abres a todo tipo de experimentación sin límites. Es un álbum que te revienta. Todavía lo escucho hasta el día de hoy.


m

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.