Anthrax - Resurrection Fest 2017 // PH: Pablo Gándara, Dale tu Like!

Tras la fiesta previa del día anterior comenzaba oficialmente el festival. Ausencia de colas para entrar, personal revisando mochilas y pulseras muy amable, clima agradable para pasar tantas horas en el exterior y el buen ambiente que se siente siempre que llegamos indicaban sin lugar a dudas que estábamos en el XII Resurrection Fest!

Llegamos sin tiempo para ver a Blaze Out y a Trashnos, que eran los primeros grupos que teníamos previsto ver, así que comenzamos esta jornada con Bastards. Se subían nuevamente al escenario de esta edición del Resurrection con su festivo Celtic Punk. Aunque sólamente contaban con 35 minutos de actuación tuvieron el honor de inaugurar el Main Stage y mucha gente se acercó al escenario principal al escuchar la fiesta que allí estaban montando los coruñeses. Éstos no dudaron en tocar su versión de la canción popular gallega “Quen teña viño” mientras el público bailaba y cantaba la letra con ellos. Pudimos apreciar el buen sonido que ofrecía el escenario principal y que afortunadamente iba en la línea de años anteriores.


Tras una primera visita a una nueva zona Pandemonium llena de sorpresas daba comienzo el concierto de Noctem. Lo primero que llamó mi atención fue la presencia de Cristóbal de In Mute sobre el escenario. Noctem regresaban a tierras gallegas una vez más después de haber sido el primer grupo de Black Metal en pisar un escenario del Resurrection Fest. Su actuación estuvo marcada por una calidad musical y puesta en escena sorprendente, vertiginosos movimientos de cabeza y sangre falsa. A pesar de tocar a una hora tan temprana la luz no deslució su concierto para nada y el ambiente Black lo impregnó todo.

Aunque en un primer momento la idea era ver a The devil wears Prada delante del escenario principal, la idea fue desechada en cuanto subimos a la parte de arriba de la zona Pandemonium. Allí nos esperaban tumbonas, sombrillas, puffs, mesas y taburetes, una bonita decoración y las mejores vistas al Main Stage. Rodeados de todas esas comodidades vimos a la banda de metalcore melódico que actuaba por primera vez en España. Abrieron su repertorio con “Daughter”, “Sailor’s Player” y “Planet A”. Pudimos escuchar canciones de todos sus álbumes y terminaron su actuación con “Asteroid” y “Mammoth”. El numeroso público disfrutó mucho de este gran concierto y esperemos que ésta sólo haya sido la primera de muchas visitas más a nuestro país.

A pesar de que el Hard Rock no suele tener espacio en este festival, la presencia de Airbourne vino a confirmar que hay espacio para diversos estilos musicales. Así se consigue que mucha gente escuche y aprecie grupos que posiblemente nunca hubieran oído si se cierran únicamente a un estilo concreto. “Ready To Rock” fue la primera de sus descargas y tuvieron un público totalmente entregado desde los primeros acordes. Para sorpresa de todos los Resukids hicieron acto de presencia en el escenario y también ellos disfrutaron desde dentro lo que es vivir un festival. Sonaron “Too Much, Too Young, Too Fast”, “Rivalry”, “Girls In Black”, “Live It Up”,... La banda de los hermanos O’Keeffe estaba haciendo un gran concierto y Joel O’Keeffe hizo su habitual número de romper una lata de cerveza en la cabeza . Sonó una sirena y empezó “Runnin’ Wild” mientras animaban al público a que formaran un gran circle pit. Terminaron su show entre aplausos, muchos aplausos.

Tocaba cambiar de escenario donde Comeback Kid había empezado ya su descarga hacía unos minutos. Con su hardcore lleno de energía habían llenado el Ritual Stage y era imposible acercarse al escenario. Muchísima gente viendo el concierto desde fuera de la carpa y mucha más dentro de ella. Aquello era una locura y gracias a los tapones para los oídos comprados en el espacio Acoufun ya el día anterior pudimos disfrutar de todo el concierto y apreciar mejor el sonido. Los canadienses sorprendieron con la colaboración de Mimi de We Ride (a los que pudimos ver el día anterior) en la canción de “Partners In Crime”. Un potente sonido que volvió loco al público.

Tras reponer fuerzas en la zona de restauración había que apurar porque Suicidal Tendencies ya estaban haciendo de las suyas sobre el escenario. Dave Lombardo estuvo increíble y demostró porqué es considerado uno de los mejores bateristas de la historia. Todo el grupo mostró una vitalidad que ya les gustaría a muchos de los presentes en el público. Podían haber tocado mucho más tiempo porque la energía no decaía y el público quería más y no se cansaban de ellos durante los 50 minutos de actuación de los estadounidenses. Sonaron “Freedumb”, “Cyco Vision”, “You Can’t Bring Me Down”, “Trip At The Brain”,… con Mike Muir cantando y corriendo de un lado para otro en el inmenso Main Stage. Un Crossover perfectamente ejecutado y que era un placer escuchar en un escenario como ese. No era su primera visita al festival y después de esta actuación volverán. Conciertazo!

Íbamos camino del Chaos Stage a ver a The Black Dahlia Murder cuando ya empezaba a caer la noche. En la actuación de los estadounidenses se notaba que se encontraban cómodos sobre el escenario y con la respuesta que les estaba dando el público. Trevor Strnad pedía al público una y otra vez que formaran un nuevo circle pit, y como no, el público respondía sin pensárselo dos veces. La banda de Death Metal melódico deleitó con temas como “What A Horrible Night To Have A Curse”, “Contagion”, “Abysmal”, “On Stirring Seas of Salted Blood” y “I Will Return”. Esperemos que regresen.

Con el paso de Anthrax por el Resurrection Fest sólo queda esperar el paso de Metallica para completar The Big Four. Como suele resultar habitual con los grupos con esta larga trayectoria los temas que más llegan al público son los clásicos y, personalmente, me gustaron mucho más en esta ocasión que teloneando a Iron Maiden hace ya tres años. Nos encontrábamos ante el primero de los cabezas de cartel y como tales se tomaron su actuación. El público respondía a todas las peticiones de la banda y el ambiente era increíble. Las luces sobre el escenario ya podían lucir de la mejor manera ahora que la oscuridad era total. Sonaron, como no, canciones de sus nuevos álbumes, pero dejaron espacio para sus clásicos sabiendo que con ellos se meterían al público en el bolsillo. Y vaya si lo consiguieron.

Eluveitie fueron la primera decepción de la jornada. Se esperaba mucho de este grupo y no estuvieron a la altura. Un mal sonido que dejó al público bastante frío cuando siendo un grupo de folk metal debería de haber sido todo lo contrario. La mayor reacción de los presentes se notó con su clásico “Inis Mona”, pero era ya la canción de cierre de su show.

Afortunadamente después teníamos la actuación de Dropkick Murphys que levantaron de nuevo la fiesta de este primer día. Su Celtic Punk tan contagioso devolvió las ganas de fiesta a todos los presentes. “Rose Tattoo”, “State Of Massachusetts”, “I’m Shipping Up To Boston”, “The Lonesome Boat”,... todas tuvieron su lugar esa noche y fueron muy bien recibidas. Fiestón!

La otra decepción de la jornada vino de la mano de Korpiklaani. Esperaba mucho de los grupos folk metal y los dos sonaron francamente mal. Año tras año nos encontramos con grupos con un buen sonido en el Chaos Stage y otros con graves problemas. Sin entender mucho sobre el sonido en festivales y siendo el mismo equipo para todos ellos parece lógico pensar que el problema está en sus técnicos de sonido o que simplemente ese escenario se adapta mejor a unos estilos que a otros. Volumen de sonido mucho más bajo que en conciertos anteriores, la voz de Jonne inapreciable por momentos y aunque sí mostraban buena disposición sobre el escenario el sonido les impidió conectar en su actuación como suelen hacer. Creyendo que sería una gran fiesta antes de marchar a dormir me arrepentí de escoger este concierto y perderme el de Red Fang.

Así terminaba esta primera jornada y era hora de ir a descansar para el largo día que nos esperaba.


 

Crónica: Noelia Alvariño
Fotografías: Pablo Gándara


Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.