En una reciente nota para Rolling Stone, el frontman de la banda sueca Opeth, Mikael Åkerfeld, habló sobre su ingreso a la música extrema y su amor por el death metal, señalando su gran admiración por el disco "Altars of Madness" la banda estadounidense Morbid Angel.

"Eso fue un trampolín para ingresar a la música pesada, música más extrema. Porque quería sentirme genial y escuchar lo más pesado del heavy metal. Si sabes a lo que me refiero. No me gustó Venom. Pensé que eran una mierda. Ahora me gustan, pero pensaba que no podían tocar porque yo era un gran fan de Uli John Roth y Ritchie Blackmore. Estaba como, "¿Dónde está el solo de guitarra? ¿Dónde está el buen cantante? ¿Dónde está el riff?"... No podía... Traté con bandas como Sodom y después de un tiempo me empezó a gustar algunas cosas, pero 'Altars of Madness' cambió todo para mí. Simplemente me catapultó hacia ese mundo, más que Sodom y otras bandas. Yo estaba fingiendo que me gustaba Obsessed by Cruelty [de Sodom], pero realmente no me gustaba... Hasta hice un parche en mi chaqueta que decía Sodom, pero cuando llegué a casa lo cambié por uno de 'Fireball' de Deep Purple [risas]".

"Pero Altars of Madness fue mi primer amor verdadero, a lo que se refiere a lo más extremo de la música. Pensé que era un disco muy musical, y habló como un aspirante a guitarrista. En ese momento, yo estaba en una banda, mi primera banda, y estábamos tocando algo de thrash y death metal porque pensamos... ya sabes, nadie podía cantar y era una salida para los cantantes que no podían cantar –sólo gritar en su lugar. Pero Morbid Angel tenía esa finura que muchas de las otras bandas de death metal no tenían, en lo que a mí respecta. Y absolutamente me enamoré de ese disco. Y hasta el día de hoy, si estoy borracho, probablemente estaré sentado con mi cerveza, escuchando ese disco y tratando de imitar las letras. Es un disco fenomenal de death metal. Además, David Vincent es el mejor vocalista de death metal de todos los tiempos".


"Así que está en la lista [este disco] porque, como he dicho, es mi ingreso a lo más extremo del metal. Y le debo mucho a ese álbum y a la banda, porque ahí es cuando mi interés por este tipo de música realmente empezó a crecer y cuando realmente empecé a desarrollarme como compositor, porque pude ver que se podían hacer cosas complejas con el death metal. No tenías que tocar rápido todo el tiempo, estúpidos riffs de mierda –que ni siquiera los llamaba riffs. Podrías hacer algo más elaborado, como ese disco, y realmente me ayudó en mi búsqueda de una identidad musical propia, creo".

"También tiene solos de guitarra, y me encantan los solos de guitarra. Incluso si sonaban un poco a Slayer, había un cierto toque de Eddie Van Halen en el estilo de Trey Azagthoth [guitarrista de Morbid Angel]. Y he aquí, él es un gran fan de Eddie Van Halen. Como digo, fue sólo la musicalidad de esa banda que en realidad no existía en los otros grupos. Que se estaban enfocando más en ser brutales, o "pesados". Y Morbid Angel todavía sonaba brutal y pesado, pero también tenía esa finura, que incluso Death no tenía en ese momento. Y amo a Death. 'Leprosy' es un disco fantástico –debería haber estado en esta lista. Pero Morbid Angel terminó imponiéndose".

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.