Foto: difusión

Era un buen día para un joven de unos 15 que iba en bicicleta pero pronto dejaría de serlo, un carro lo embistió y el culpable huyó, dejándolo 6 meses en el hospital.

Era un aficionado a los autos y su mayor sueño era ser piloto profesional de carreras. 
Pero, le regalaron una guitarra para que su estadía en el nosocomio sea algo placentero.
Rasgueándolo, pronto descubriría su potencial vocal, nunca dejó su afición por los autos, sin embargo se enfocó en tener una carrera musical.

Así nace Stephen Pearcy como vocalista, quien después de crear su banda Micky Ratt en San Diego en 1977, se muda el año siguiente a la meca, el Sunset Boulevard.

Poco después, acortaría el nombre de su agrupación a simplemente Ratt. Una vez en Los Ángeles comenzó a tocar en los locales más emblemáticos como The Troubador, The Roxy y The Whisky en donde ganaría bastante popularidad en cuestión de unos años.


Saca un EP, seguido de su álbum Out of the Cellar en 1984 para irrumpir en el mercado y terminar sus días en los clubs para empezar sus actividades en estadios llenos y ser teloneros de ZZ Top y Ozzy Osbourne.
La popularidad de Pearcy junto a Ratt se fue por los cielos gracias al boom del glam y con canciones como You´re in love, Round and Round, Lay it Down, entre otros.

No fue ninguna sorpresa que a comienzo de los 90s se disolviera la banda. El vocalista entró a proyectos como Vicious Delite, Arcade y Vertex.

En unos años, volvería con Ratt, produciendo 2 discos, no era lo mismo, ni la popularidad y el clima era tenso. Se separaron y se juntaron 2 veces más, pero esta segunda iba a ser definitva.

“Oficialmente termino todas las actividades por los constantes disturbios, negocios sin resolver y ataques personales. Y sobre todo la falta de respeto hacia los fanáticos”, declaró oficialmente Stephen Pearcy.

Luego de esto, el vocalista estaba en su proyecto solista realizando giras y grabando álbumes.

Pero, el baterista de la banda Bobby Blotzer pisó una zona prohibida, acaparó la marca Ratt y se adueñó de ella.

Esto provocó una batalla legal y haría que la banda se partiera en dos partes. Blotzer por un lado y Pearcy, De Martini, Croucier y Cavazo por otro. El baterista perdió el juicio

Hoy, Stephen Pearcy deja un gran legado al mundo del glam y hard rock por ser poseedor de una voz rasgada, muy blusero y por interpretar canciones realmente clásicas, la cual ayudó a definir una parte del Heavy Metal.


Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.