Existe un consenso general implícito en la comunidad metalera a nivel mundial, respecto a una de las bandas más importantes del Death Metal, Deicide, donde siempre se ha considerado que el siempre polémico Glen Benton es el líder y mente detrás de la agrupación, pero, ¿siempre fue así?, pues es la historia quien responde a esta interrogante, con un rotundo no, ahora, cualquier fan de Deicide sabe que el hombre de la cruz en la frente no es un miembro fundador de la banda, sino los hermanos Eric y Brian Hoffman, quienes comenzaron bajo el nombre de Amon, en 1987, no fue sino hasta 1989 que llegó Benton a la banda, y también fue en este año cuando,  por petición de su entonces sello, Roadrunner Records, que cambiaron su nombre al que hoy todos conocemos y amamos, así que, considerando todo esto, se me ocurrió que sería una buena idea hacer un pequeño análisis del escaso material pre-Benton que existe, que está contenido en un pequeño demo de 4 pistas llamado “Feasting The Beast”, y vaya que es poco, pero contundente, este material…

Ya, comenzamos.

El álbum empieza con una oscura introducción llamada “Feasting The Beast”, donde podemos oír unas voces de ultratumba bestiales, mezclado con un ruido atmosférico que realmente hace un excelente trabajo armando el ambiente para lo que viene después, y aquí es donde me llevé la sorpresa de mi vida, cuando de pronto, entre todo el ruido de fondo, comienza a sonar una temprana versión del riff de “Sacrificial Suicide”, y qué versión, carajo, deja chico hasta lo más brutal que pueda haber hecho el actual Deicide a la fecha, ¡incluso a futuro! Puedo decir con toda confianza, certeza y seguridad que este es su trabajo más brutal, y queda claro desde el principio.

Algo que debo mencionar son las voces, lamentablemente no he podido dar con el nombre de quien fue la persona que grabó las voces de este demo, pero son más potentes que muchas bandas de la época.

Me atrevería a decir que el álbum tiene una sonoridad muy similar a la de Carcass en el “Reek Of Putrefaction”, eso sonido sucio, saturado, con voces que retumban de lo más profundo del infierno. Todo festín para un verdadero amante y conocedor de los tarros.
Sigue sonando el nefasto demo, y nos recibe “Day Of Darkness”, como sabrán, todos los tracks de este disco saldrían luego en el primer trabajo de estudio de Deicide, ya en sus versiones finales, pulidas y con la voz de Glen Benton, cosa que me resulta un tanto lamentable. Sé que quizás los fans diehard de la banda me quieran llevar a la hoguera en este momento, pero, permítanme explicarles.

Amon en este trabajo logró un sonido muchísimo más acorde a lo que es la banda. Tanto en cuanto a lo que composición como a significado se refiere, simplemente es un trabajo mejor pulido, donde menos es más, donde no fue necesario el sonido extremadamente limpio para decir lo que querían decir con la música. Quizás sea una idiotez mía, pero siempre he considerado que la música de Deicide (Sobre todo sus primeros trabajos, justamente los donde estuvieron los Hermanos Hoffman) nunca se ha llevado bien con el trabajo de sonido que han tenido en estudio, siempre me ha quedado ese pequeño gusto a poco, como que el sonido queda flaco, ¿se entiende?

Para continuar con la revisión de este pequeño legado de brutalidad que nos dejó Amon a fines de los 80, viene “Oblivious to Nothing” (Me encanta cuando las versiones demo tienen nombres dintintos a las versiones finales) por si aún no lo notaron, esta es una “Pre-Oblivious To Evil”, que tanto no difiere con esta, aparte de lo que ya había mencionado. De todas maneras, no puedo dejar de recalcar que este track en específico es a mí parecer al menos, el más violento de los 3. 

Lo único que puedo considerar quizás un poco pobre de este dran demo, es que luego de "Oblivious To Nothing", el demo termina de manera abrupta, pero bueno, tampoco se puede pedir más de un demo en ese sentido, de todas maneras, no es un lanzamiento de estudio.
Del artwork la verdad no puedo decir mucho, ya que la única portada que he logrado encontrar es una donde sale la banda con un filtro a la Instagram, la verdad me habría gustado ver la carátula original.

Lamentablemente, la fiesta de Amon no duró demasiado, tampoco la estadía de los Hermanos Hoffman en Deicide, ya que fueron expulsados de la banda al tener numerosos problemas personales. Las malas lenguas dicen que la razón real de la partida de los fundadores fue un cambio en los porcentajes de las ganancias, desde un 25% para todos los miembros por igual, a que Benton se llevara más del 50% (quién lo diría.).


De todas maneras, los Hermanos Hoffman no se quedaron de brazos cruzados, ya que rearmaron Amon el año 2007, y tienen un trabajo de estudio llamado “Liar In Wait”, el cual, recomiendo absolutamente, aunque, lamentablemente, no esperen escuchar al Amon ochentero, de todas maneras, es un disco brutal que vale la pena escuchar, y con esto, me despido, hasta la próxima.


Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.