Foto: difusión



Con una atmósfera siniestra empieza el álbum, como a lo Black Sabbath y luego pasa por un riff que compondría el leyendario Tony Iommy en sus épocas doom. 

Luego viene la voz groovie de Alex Story, quien también estuvo en la producción anterior con Doyle. Al final, se vuelve en un dueto con Alissa White-Gluzz que extrañábamos sus vocal lírico, ya que Arch Enemy la lleva al otro extremo.

 
Cabe destacar que este disco es producido por EMP Label Group, del bajista de Megadeth, David Ellfeson y con Doyle mantienen una amistad de más de 20 años.

Además, fue la idea del dueño de EMP en ofrecerle hacer este álbum en su casa discográfica.

Por otro, Randy Blythe de Lamb of God participa en el tema Virgin Sacrifice, que es algo muy melódico para su estilo y otra vez combina el lado "suave" de los vocalistas con su contraste extremo. Doyle conserva el lado doom, pero es más al estilo punk de The Misfists.

El disco tiene 13 temas en donde destacan temas más pesados y melódicos. El guitarrista sabe llevar muy bien estos dos opuestos y escuchar la voz de Alex en temas como Witchraft es simplemente hipnotizante y gratificante.

Otro tema alucinante es We belong dead en donde tiene su actitud punk y en otras partes parece una danza de los muertos vivientes, sobre todo en los coros.

Por otro lado, los más brutales como God of Flies o Show no mercy sacan lo mejor de las nuevas adquisiciones Brandon "The Crusher" Perzborn en la batería y el bajista Izzy Strate. Echándole una mano con un poco de modernidad al guitarrista  de The Misfits con un estilo a lo Slipknot.

Si buscas un álbum pesado, con algo de horror punk, hardcore y doom esta será tu elección. Doyle no defrauda en este álbum, pero tampoco lo lleva más allá, pero lo que sobra acá es toda la actitud rebelde y la buena atmósfera que se respira de las canciones.




Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.