foto: difusión

Ya tenían un par de discos promocionales como Metal up your ass, Power Metal demo o Megaforce demo, pero faltaba una cosa más.

James Hetfield y Lars Ulrich tenían algo entre manos, un plan que siempre fue para bien. Mandar a casa a Dave Mustaine, decisión difícil, pero necesaria ya que causaba constantes problemas. La situación ya era insostenible.

Fue en Nueva York, cuando hicieron la conversación, le dieron un ticket solo de regreso. Así, empezaba una nueva era no solo para Metallica, sino para el metal y sobre todo el thrash. El glam dejaría de ser el único rey. La riña entre Metallica y Megadeth también comenzaría.



Entonces contactaron con Kirk Hammett de Exodus, al comienzo el guitarrista creyó que era una broma, pero cuando supo que era cierto, voló hasta “la ciudad de los rascacielos”.

Adicionó y fue perfecto, inesperadamente recibió la oferta de inmediato, a pesar que seguía siendo miembro oficial de su anterior banda, accedió. En esta época comienza a tomar clases del virtuoso Joe Satriani.

El resultado fue un álbum distinto, que abriría la época thrash, con influencias de Motorhead y de la N.W.O.B.H.M. con un ritmo alocado y pesado como lo es Whiplash.

James Hetfield con una voz gruñona, punzante y alcanzando a decibeles inimaginables. Por otro lado, Kirk Hammett estuvo a la velocidad de la luz condicionando bastantes solos y riffs, aunque sin todavía  participar del proceso de composición.

Lars Ulrich acentuaría su propio estilo de tocar batería, sencillo y preciso. Finalmente, Cliff Burton iba a ser respetado por su talento como bajista imponiendo con su tremenda técnica en (Anesthesia) - Pulling Teeth.

Además, tiene sus secciones melódicas como en el caso de The Four Horsemen o Phantom Lord, sin perder la agilidad y contundencia.


Finalmente, es un álbum la cual no solo marca la época del thrash, sino que el metal se vuelve comercialmente hablando un éxito y junto a Anthrax, Exodus, Slayer, entre otros dio inicio a la década de la prosperidad. 


Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.