¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728



Foto: difusión

Hace 28 años, en 1989, Slayer ya contaba con su alineación clásica con Tom Araya, Kerry King, Jeff Hanneman y Dave Lombardo. Con 5 discos bajo su manga, estaban en lo tope del thrash metal.
Un joven fanático, con ticket en la mano y haciendo cola, veía a los Slayer por primera vez en su vida. En esa época tocaba para Frobidden, una banda thrash, con aires power metal e interludios de música clásica.


El nombre del joven es Paul Bostaph, quien iba sin ninguna expectativa. Pero lo que vio ahí lo califica como despiadado y tenían una energía de nunca agotarse.

Saliendo del concierto, moría por verlos una vez más. Pero, ni en sus sueños más escondidos se imaginó que solo un par de años después serían compañeros de banda.

Bostaph admira que Slayer siempre fue fiel a lo que hace y a diferencia de otras bandas nunca se inclinó a la música comercial.

El baterista, ahora miembro oficial de la banda de la bahía de San Francisco, afirma que cada día estar en Slayer es estar listo para la guerra.

Por último, confiesa que al estar viejo, un igual quiere seguir destrozando, pero por la experiencia, uno tiene más confianza en sí mismo.



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.