¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Foto: difusión

“Ha sido algo interesante ver cómo la gente creó historias acerca de por qué terminé asesinando a Euronymous. Es triste verlos inventándose cosas sólo porque la verdad es incómoda para ellos.” Varg Vikernes.

Solo una acción bastó para que la reputación de Øystein Aarseth (nombre real de Euronymous) cayera. El disco debut de Burzum ya estaba listo, pero faltaba dinero, así que se le pidió prestado a Varg, quien fue autor de gran parte de la producción.

Logró a vender toda la mercancía y lo que hizo fue pagar sus deudas, pero nada con Varg. El líder de Burzum alega que no lo mató por dinero, le debía cerca de $ 5000 y que asesinándolo no llegaba a nada.

Sin embargo, las tensiones habían comenzado desde que se conocieron. Euronymous fue quien invitó a Varg para que toque el bajo en Mayhem y le ofreció grabar con Burzum

Lo que debió ser una amistad, terminó siendo una rivalidad tóxica. Comenzó con una simple competencia de quién era más “satánico”.

Hasta ese momento eran diferencias personales o una competencia. Todo cambió con una entrevista que Varg exageró frente a un periodista. Solo quería una mayor difusión del black metal; pero, reveló algo que no debió, la quema de las iglesias. Se ganó la prisión. En realidad, terminó denigrando más a la escena. 




En su ausencia, Euronymous dejó de ser una referencia entre las nacientes bandas del black metal, ya que cerró su tienda de discos y casas discográficas. Las agrupaciones emergentes buscaron otras fuentes para poder publicar sus trabajos.

Varg sintió tremenda decepción cuando se entera de esto, luego de salir de la cárcel en unos meses y comenzó a distanciarse de su "compañero", odiándose aún más.

Ya estando totalmente sin comunicación, Euronymous conspira con eliminar a su “querido” amigo y por medio de terceros, éste se entera.

De esta manera, Varg encara a quien se había convertido en su némesis y como sabía lo que iba a pasar portó un cuchillo, aunque se lo olvidó en su carro.

Había manejado unas 5 horas para buscarlo, de Bergen a Oslo, ya era madrugada, pero no importa, eran criaturas nocturnas.

Entró con la excusa que tenía un contrato. Euronymous se veía nervioso, pero Varg se acercó diciendo: “¿qué c*rajo te pasa?”. Directo, le cae una patada en el pecho y empezó la batalla para definir quién era el amo de la escena black metal.

Ambos forcejean y Euronymous va a su cuarto a sacar algo, su contraparte pensó que era la escopeta con la que suicidó Dead y se arma de un cuchillo.

Con esa misma arma lo apuñaló varias veces en el brazo y en vez de enfrentarlo, escapa. Eso sacó de quicio a Varg, quien vio a un ser indefenso pidiendo ayuda en vanamente, porque se desmaya.

Apareció Snorre quien acompañaba a Vikernes y en eso se levanta el enemigo, se reanudó  la pelea para que éste con su cuchillo haga un corte fino en la cabeza de quien una vez su amigo.

Se dice que Euronymous gritó con lo último de aire que le quedaba en los pulmones y fallece en el acto. Fríamente, se va del lugar, regresó a su departamento y descanzó. Pronto, cumpliría una condena de 21 años.




Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.