Es uno de los grandes show agendados en Latinoamérica, porque la producción de Chargola Pro y Spider Prod se aliaron para poder hacer algo impensado, juntar las fechas de Nile y Testament en una sola, una jornada inolvidable para los fanáticos.
Puntuales comenzamos los espectáculos en el Teatro Caupolicán a las 20hrs con Massive Power, banda proveniente de Maipú y que salió a deleitar a los fanáticos que habían a esas horas.
Massive Power tiene la cualidad de ser una especie de leyenda urbana del Thrash, son una banda que no utiliza redes sociales, y que pese a no circular mucha información de ellos en internet sorprendieron con un show potente.
Si bien pudieron haber detalles en el sonido, su espectáculo es demoledor y desatan pura energía, pero siempre fieles a su estilo. Tanto, que inclusive la banda regalo casetes de su LP y del cual repasaron  gran parte en vivo. Un show que mantiene su mística siguiendo con esta idea del “mito a voces” lejos de las redes sociales.
Luego de unos minutos Nile entró a escena, bajo las luces rojas la banda comenzó con la interpretación de “Sacrifice Unto Sebek”, una demoledora ejecución que desato el headbang  y mosh en todo el recinto y que culminó con “Defiling The Gates Of Ishtar”.
La impecable ejecución de la banda liderada por Karl Sanders conecta de forma instantánea con sus seguidores, quienes se han dejado sorprender en cada show que la agrupación ofrece en el país. “Kafir!” y “In The Name Of Amun” que permitieron que Brian Kingsland pudiera lucir toda su habilidad en guitarra como en voz.
Una pequeña pausa permitió introducir “Sarcophagus”, canción que deleitó a los norteamericanos  con los canticos de los chilenos acompañando el lead de la guitarra. El show continua y culmina con “Unas Slayer Of The Gods” y “Black Seeds Of Vengeance”.
Cabe señalar que pese a que el espectáculo de Nile es demoledor y excelente, se hizo muy pero muy corto, con sólo siete temas la gente quedó con ganas de más. Sus presentaciones suelen ser cortas, pero esta vez se sintió más que lo usual, no obstante nadie puede poner en duda la calidad de los representantes de la mitología egipcia.
Testament, por su parte, comenzó con un ligero retraso y que les permitió entrar de lleno y con un sonido majestuoso a enfrentarse al público nacional. “Brotherhood Of The Snake” dio el pie de inicio a la jornada que desató un mosh interminable en toda la cancha del recinto, donde los liderados por Chuck Billy no dieron tregua entre los puños y canticos que siguieron con canciones como “Rise Up” y “More Than Meets The Eye”.
Los asistentes son enérgicos y responden ante cualquier canción que Billy y su pandilla ejecuten y “Pale King”, pese a ser un tema nuevo logra desatar un headbang masivo en todo el recinto, donde la batería de Gene Hoglan retumbo en cada rincón del lugar. “Centuries of Suffering” da un pequeño descanso a los fanáticos que cantan en su lugar.
Es el turno de  Alex Skolnick de tomarse el escenario quien salió a lucir toda su técnica en un solo de guitarra que mantuvo cautivos a los presentes hasta la ovación final. Billy presenta una vieja canción y que resulto de la mejor forma ante los fans, “Electric Crown” que tuvo a todos cantando con los brazos en alto. Dicha tranquilidad solo acabo cuando “Into The Pit” comenzó y puso a todo el público a girar en el mosh o con el headbang.
El show toma un pequeño descanso, que permite que el pogo baje de intensidad y al mismo tiempo permite que los fans más acérrimos de la banda disfruten de pistas nuevas y clásicas como “Dark Roots Of The Earth”, “Stronghold”, “Low” o “Throne Of Thorns”.
El sólo de guitarra a manos de Eric Peterson vuelve a despertar a los fanáticos que comienzan de a poco a retomar las fuerzas con “Eyes of Wrath”, pero no es hasta “Practice What You Preach” y “The New Order para que el mosh volviera en gloria y majestad
Steve DiGiorgio y su ex compañero Hoglan, sorprenden en un solo a dúo y que termina con el instrumental  Urotsukidoji”. La interpretación de la clásica “Souls Of Black” hizo cantar a todos los fanáticos que esperaban con ansias estos clásicos y que luego remata con “Over The Wall” y “Alone In The Dark”.
Como el encore sería obvio los norteamericanos regresaron ara ejecutar y terminar su paso por Santiago con “Disciples Of The Watch”.  Así Testament cierra la brutal jornada que sorprendió por su audio y nivel de las agrupaciones, pero por sobretodo maravilla a los fans por el desafío y coordinación de ambas producciones de lograr trabajar en conjunto y realizar una magnifica jornada de metal para los chilenos.

Crónica y fotografías realizadas por Felipe Pino Guerrero


Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.