PH: Hernán Samartin
Sobran todo tipo de presentaciones para hablar acerca de la banda que traía una de las giras más esperadas del año a territorio sudamericano. El pasado 23 de Agosto, los titanes salidos del Bay Area, Testament, llegaban al Teatro Flores de Argentina para presentar su más reciente trabajo de estudio “Brotherhood of the Snake” y por supuesto, los himnos más representativos de la historia de la agrupación.



Antes de que los norteamericanos pisaran el escenario, se pudieron disfrutar de las performances de las bandas locales Destripador y Certera. Esta última se vio forzada a acortar su lista de temas debido a un problema con los tiempos, ya que todo se encontraba algo atrasado y debían preparar el escenario para Testament. A pesar de estos inconvenientes, ambas bandas se desempeñaron de una buena manera y lograron calmar un poco las ansias de un público sediento de Thrash.

El show estaba pactado para las nueve en punto, pero no fue hasta las nueve y media que se bajaron las luces y comenzó a sonar una pista de fondo anunciando que la espera había terminado. Con un público más que eufórico, la banda salió a escena. Entre gritos, coreos y adrenalina, el vocalista y líder de la banda Chuck Billy rugió “Are you ready? Let´s go!”.

“Brotherhood of the Snake” fue el primer tema de la noche, canción que desató una guerra en el teatro con un moshpit cubriendo casi todo el campo. Al terminar este tema, sin chance de recuperar el aliento, Billy gritó “It´s time to rise up!”. Evidentemente, el tema “Rise Up” comenzó a sonar en un teatro que ya desparramaba demencia. “More than Meets the Eye” sería uno de los temas con mayor participación del público, coreando ese fantástico punteo de guitarra que acompaña durante toda la canción.

Después de este tridente mortífero, llegaban más temas nuevos y de esta manera pasaban “The Pale King” y “Centuries of Suffering”, dos de las canciones más aclamadas de este “Brotherhood of the Snake”. Tras esta última canción, la banda se retiraba del escenario, quedando solamente el único e inigualable maestro, Alex Skolnick, quien dio una lección de guitarra en vivo con un solo que pocos podrían darse el lujo de ejecutar. Sin duda, uno de los virtuosos más relevantes de la historia. Después de esta exhibición de destreza, todos los miembros volvieron al escenario para representar su clásico “Electric Crown”. Luego de esta canción, la cual contaba con un número de revoluciones algo inferior al de temas anteriores, llegó uno de los momentos más esperados de la noche.

INTO THE PIT!” gritaba Chuck Billy, despertando al demonio interior de cada uno de los presentes. La acción comenzó con un circle-pit hasta que la batería marcó el tempo de la destrucción y se libró una batalla campal. Tras semejante locura, volvía a deleitarnos con más material del “Dark Roots of the Earth”, esta vez con el tema homónimo del disco.   

Llegaría el último tema de “Brotherhood of the Snake” con “Stronghold”, tema que, a pesar de su corto tiempo de vida, fue cantado y coreado a pleno por los fanáticos.
Otro clásico llegaba de la mano de “Low”, álbum que ha recibido tanto críticas como elogios. Pero es innegable que este tema es perfecto para los shows.

“Throne of Thorns”
y “Eyes of Wrath” funcionaron como una especie de ansiolítico para la gente en cuanto a velocidad. Pero esto caducaría con el siguiente tema.
“Practice what you Preach”, otro de los temas más esperados de la velada, pasaba por Flores, y lo sucedía la mismísima “The New Order”.

Nuevamente quedaba un solo integrante en el escenario. Esta vez era el turno del bajista Steve DiGiorgio. Uno de los mejores solos de bajo que oí en mi vida. No tengo más para decir. Tras esta brillantez que nos entregaba el ex Death, salieron Hoglan, Peterson y Skolnick para tocar el instrumental “Urotsukidoji”.

Momento de otro himno de la banda y era “Souls of Black” el tema que se encargaba de poner a cantar y saltar a todos en una noche que estaba por llegar a su fin.
Antes de despedirse, Testament atacaría una vez más con dos temas de su disco debut y así sonaban “Over the Wall” y “Alone in the Dark”.

Pocos momentos después de retirarse, Billy y compañía regresaban al escenario para interpretar un último tema y agradecer a los fanáticos por la espléndida fecha que banda y público habían compartido. “Disciples of the Watch” fue el tema que puso punto y final uno de los conciertos más memorables del 2017 para Argentina.

Cronista: Federico Solari
Fotografía: Hernan Samartin


Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.