Foto: Miluta Flueras
Las manos haciendo la señal de los cuernos, ropas oscuras y con letras que a menudo son sombrías, deprimentes o agresivas, pero un estudio recientemente publicado muestra que los adultos que escucharon Heavy Metal durante su adolescencia tuvieron una juventud más feliz y más equilibrada, que también se traduce en adultos saludables.

El estudio publicado por el diario estadounidense especializado en medicina "Self and Identity" examinó a 387 adultos: 154 que oyeron de metal en la década de 1980; 80 que escucharon diferentes tipos de música, y 153 estudiantes universitarios de California.

Resultó que los fans del Heavy Metal reportaron mayores niveles de felicidad en su juventud y que también eran menos propensos a lamentar las cosas que habían hecho en la adolescencia.

La clave de esta felicidad, dice el diario, puede ser el sentido de comunidad. "El apoyo social es un factor protector trascendental para los jóvenes con problemas", señalaron los investigadores. "Los fans y músicos experimentan un vínculo en la comuidad del metal, junto con una forma de vivir emociones a tope con sus semejantes."

Lo irónico del estudio es que el Metal fue considerado corrosivo para los valores morales en la década de 1980. Judas Priest llegó a enfrentarse a los tribunales después del lanzamiento de su álbum "Stained Class", acusado de poseer mensajes subliminales que llevaron dos jóvenes a suicidarse en 1985.

Fuente: psmag.com

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.