Imagen: difusión

Con un riff contundente empieza Accept, luego de una ráfaga unos vocales impresionantes y épicos de Mark Tornillo, se arma una fiesta del heavy metal en donde se habla de guerra, sangre y bastante violencia.

No hay secreto más allá de eso y con un puñado de testosterona, la banda teutona devela todos sus ingredientes secretos para hacer de todo esto un campo de batalla.

Die by the sword es de esos temas que son recién estrenados, pero que nos trae una nostalgia tremenda que nos hace creer que es todo un clásico. La guitarra de Hofmann ha crecido bastante y ha adquirido una corte del power metal en sus solos.

El descontrol viene con el tema homónimo y también con Koolaid en donde Tornillo nos demuestra toda su grandeza con unas piezas totalmente logradas que nos lleva a la época dorada de Accept.

Pensando que después de estos temas ya no había nada más, no hay tregua ni descanso y viene violentamente con bastante aceleración No regrets que es como una locomotora que nunca parará. Con un poco de balada incluída.

 

Sencillo como el riff de AC/DC, pero de complicada estructura llega Analog man en donde los coros son impresionantes y no hay otra más que esta que nos recuerde a sus años mozos. 

Para todos los gustos cae este disco que contiene todo lo clásico y las esencias de éste género que se mantiene dividido, pero los alemanes realizan una mezcla bastante pura y cristalina de lo que debiera ser el heavy metal.

Con esto queda en evidencia que Accept sigue siendo una de las mejores bandas de heavy metal con todas sus letras. Muchos podrán decir que hacen más de lo mismo, pero en realidad es muy difícil ser conservador en estas épocas y mantenerse firme en un estilo. La banda teutona maneja esta lealtad y culto hacia lo clásica de manera tremenda.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.