¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Beto Ceriotti pasó por Enlace Metálico dejando una rica y extensa charla donde no dejó de tocar ningún tema.




Nombrar la trayectoria de Beto Ceriotti implicaría por lo menos un extenso texto de acuerdo a la cantidad de bandas en las que participó. Ya desde los 14 años participaba de alguna banda y a los 17, por recomendación de un amigo, se calzó el bajo por primera vez: “me atrapó el sonido” dice Beto sobre lo que le pasó allá por fines de los 70. Ni bien arranca la charla ya deja una definición por demás interesante: “la función del bajo es como la es como la de un número 5 en el fútbol. A mí me gusta hacer base sólida y melodiosa”. Para un conocedor como lo es el dueño del bajo de Drenaje, el sonido del bajo “son los latidos del corazón de un tema”.
Actualmente, Beto está metido de lleno en su actividad como parte de Drenaje, una potente banda que con poco tiempo de existencia ya ha tenido logros importantes como haber sido parte de uno de las presentaciones de La Renga en el estadio de Huracán. Gracias a un pedido de colaboración de Adrián Esposito (baterista, hijo del histórico Juan Espósito, bata de El Reloj), Beto se interiorizó en el proyecto y hubo coincidencia entre el resto de la banda, que él era lo que buscaba Drenaje. Alguien, justamente, como Ceriotti. Sin dormir en los laureles de haber tocado frente a un estadio lleno, en pocos días serán parte de la celebración de los 20 de Vence, disco histórico de Horcas. Además, se viene el disco de Drenaje.
Protagonista y testigo privilegiado de la historia del heavy metal argentino, contó anécdotas jugosas tales como “V8 ensayaba en un lugar donde yo trabajaba, y a Osvaldo (Civile, fallecido violero de V8 y Horcas) le encantaba soldar los circuitos que yo reparaba”. “Fui fletero de Horcas y Civile se sentaba conmigo adelante y era el Disc Jockey”. “Cuando estábamos en Cerbero con Tano Romano a mediados de los 80’, salíamos a la calle a vender medias toallas.

Almafuerte
“Almafuerte es la banda donde se juntaron el señor letra y el señor música” refiriéndose a Ricardo Iorio y a Claudio Marciello, el Tanosaurio como Beto define a su amigo “porque es el más grande”. Beto aclara que “Almafuerte está parado, no separado, a mí nadie me llamó diciendo que estamos separados”. De hecho, revela que hay un disco prácticamente listo. No deja de resaltar el orgullo de haber sido parte de una las bandas más importantes de la historia del rock argentino.
A lo largo de toda la charla Beto, no dejó de mencionar que es un tipo que no puede dejar de tocar. Su historia, el amor que demuestra por la música, no lo dejan mentir.

Reviví esta imperdible charla acá:
Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.