PH: Martin Delgado
Después de haber cancelado su show en Groove en 2014 por problemas ajenos a la banda, Airbourne volvía a la Argentina para obtener su merecida revancha. El pasado sábado 2 de septiembre, los australianos se presentaron en el Teatro Flores de Buenos Aires para dar a conocer en vivo su cuarto y último disco “Breakin´ Outta Hell” y también repasar algunos temas más representativos de su discografía.

Llegue a las 8 de la noche a un teatro que ya se encontraba bastante colmado por fans hard-rockeros, debido a que los teloneros de la noche eran nada más y nada menos que La Naranja, una banda de rock duro muy consolidada en la escena argentina. Salieron a escena aproximadamente a las 8:15 y brindaron un show de 45 minutos repleto de potencia y adrenalina, anticipando el evento principal de la noche. A las 9 en punto, La Naranja se despidió y ya faltaba cada vez menos para el debut de Airbourne en el país.
 
Después de media hora de espera, a las 9:30 se cortó la música de fondo, bajaron las luces y Airbourne finalmente pisó el escenario. “Ready to Rock” fue el primer tema de la noche. La locura del público se hacía más que presente, sin embargo también lo hizo la mala suerte del cantante y guitarrista Joel O´Keeffe, cuyo micrófono sufrió fallas técnicas durante toda la canción. Los músicos podrían haber sentido que su comienzo había sido con el pie izquierdo, si no fuese por el apoyo incondicional del público. Durante todo el tema, la audiencia coreó a todo volumen la melodía icónica de la canción y dejó la garganta en cada uno de los estribillos.

La noche continuó con “Too Much, Too Young, Too Fast”. Segundos pasados el comienzo de la canción, O´Keeffe dijo basta y se vio forzado a parar la música para que solucionaran de una vez el problema con su micrófono. Finalmente, después de unos minutos, se solventó el inconveniente y el show pudo continuar. La banda arrancó la canción de cero y se desató la fiesta tanto para el público como para Airbourne.

Le tocaba el turno a dos temas de “Breakin´ Outta Hell” y así pasaban “Down on You” y “Rivalry”, dos de las canciones más aclamadas de este más reciente trabajo de estudio de la banda.

Volvían a acelerarse un poco las revoluciones con “Girls in Black”, clásico del primer disco de la banda que los fanáticos recibieron más que bien cantando “I said girls… Girls in Black!”

Llegó uno de los momentos más emotivos de la velada cuando el cantante invitó a todo aquel presente en la audiencia a homenajear a una de las leyendas más emblemáticas del mundo rockero/metalero. Lemmy Kilmister de Motörhead, fallecido en el año 2015. De esta manera sonaba “It´s all for Rock ´n´ Roll”, canción pura y exclusivamente dedicada al gran Lemmy.

Momento del tema que todos ansiaban con escuchar en vivo. Señoras y señores era tiempo de enloquecer al ritmo de “Breakin´ Outta Hell”, tema homónimo del último disco. La gente comenzó a circular por el teatro hasta que se abrió una gigante olla en el medio y explotó el tema con un “pogo” masivo. Uno de los platos más fuertes de la noche.

“No way but the Hard Way” calmaba un poco el movimiento del público aunque este supo apreciar bien la calidad de este único tema del “No Guts. No Glory.” que nos depararía el setlist.

Esta serenidad culminaría con el siguiente tema. “Stand up for Rock ´n´ Roll” llegaría como un golpe en la mandíbula, acelerando las pulsaciones de todos los rockeros. Con esta canción, la banda diría adiós y se retiraría del escenario aunque todos sabíamos que lo mejor estaba por venir.

Minutos pasados este efímero retiro, Joel O´Keeffe salió a escena y comenzó a puntear la clásica “Live it up”. Eventualmente, David Roads, Justin Streets y Ryan O´Keeffe se sumarían al escenario, resultado que decantaría en un tema de aquellos. Una fiesta fue la que se vivió con esta canción, tema que anticipó a la perfección lo que sería el gran final de este show.

Era hora del clásico de clásicos de la banda. Airbourne se despedía con su himno “Runnin´ Wild”. Una versión muy extendida del tema, la cual contó con un guiño a “Dirty Deeds Done Dirt Cheap” de AC/DC, claros mentores compatriotas de estos jóvenes Australianos. Tras finalizar este tema, Airbourne dio las gracias y O´Keeffe dijo “Mientras ustedes estén vivos y nosotros estemos vivos, el Rock ´n´ Roll nunca jamás morirá”

El debut de Airbourne en Argentina fue excelente y no sería una sorpresa que, en su próxima visita, el Teatro Flores les quede chico.

Crónica por: Federico Solari
Fotografía: Martin Delgado



Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.