¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728


Si de Black Metal se trata, sin duda alguna, la escena más respetada es la proveniente de Noruega y en esta ocasión es desde esa misma tierra que llegaron unos verdaderos monstruos del género.

A las 8 y 30 de la noche,
A Sad Bada dio inicio a la jornada con un show apurado, lleno de Black Metal al puro estilo original; sin embargo, muy alejado de su público. Temas con buena ambientación para la noche, pero que no lograron conectar con los pocos fanáticos que se presentaban a esa hora en el Oxido Bar de Santiago.

Luego de presenciar alrededor de cuatro temas,
A Sad Bada se despidió del público sin pena ni gloria. Pasaron exactamente 35 minutos desde que iniciaron y se sintieron muy distorsionados y distantes.

Mientras se iba calentando la noche con bebida de ida y vuelta, la siguiente banda -de la cual tuvimos buenas referencias antes de verlos en vivo- sorprendió a todos hasta antes de su show, pues se notaba la preparación y detalle que querían lograr con su música al colocar en cada lado de su escenario -exacto, lo hicieron su escenario- maquinas de humo y banderolas. Ni Iron Maiden logró tanto en sus años mozos. 
Necrodemon, banda oriunda de Arica y con pasado en Perú, arrancaron el show de una manera explosiva, con mucha fuerza y gran conexión. El grupo, a pesar de presentarse como un grupo de Death Metal, se sintió la influencia que tienen de bandas Thrash o del Melodic.


Los chicos aprovecharon su gran sonido y energía para dar calor al público y obtener una respuesta realmente positiva, viendo que poco a poco el salón se iba llenando.

¿El resultado? Un público y una banda que la pasaron realmente bien, que a pesar del exceso de humo producido por toda su parafernalia, se dio un show de gran calidad y con gran impacto en los presentes.

Cerca de las 10 y 15 de la noche,
Ancient salió sobre el escenario con "Ponderous Moonlighting" sonando de fondo, sobrios, con una gran presencia, seguros de lograr lo que se buscaba, un espectáculo de culto.

"Prophecy Of Gehenna" nos dieron directo al hueso. Black Metal puro y sin nada de excusas. Los noruegos supieron levantar a los muertos del local y los que aun no se animaban a ingresar a pesar de tener una oferta de último momento del 2x1.

Zel, lider indiscutible del grupo, se lucia frente a sus compañeros con su maquillaje muy bien producido y con una voz digna de alguien que ha pasado a la gloria del Black Metal.

Nicholas Barker, por su parte, músico de gran renombre internacional, estuvo en esta gira como responsable de los tambores del grupo. Teniendo todo a favor, la noche de ayer se sintió a un Nicholas no en su 100%. Pudo lucirse más.

"Beyond the Blood Moon", "Night Visit" y "
Trumps of an Archangel" enloquecieron al público, no sabíamos hasta que punto se iba a llegar con el movimiento de los presentes; no obstante, algunos optaron por treparse a la reja y corear los temas frente al propio grupo, eso si, sin recibir respuesta alguna pues la banda se centró sólo en tocar.

El humo de fondo, Zel con un maquillaje algo corrido por el movimiento del show y el gran ambiente que se logró con las canciones, hicieron que el show incrementara su nivel poco a poco

Cerca de las 11 y media de la noche, el grupo supo cerrar de manera correcta el show con "13 Candles", clásico tema de
Bathory. Sin embargo, se sintió algo vacío el final, pues no hubo en ningún momento alguna despedida mas que un distraído "This is the last song".


Ancient en Chile paso con gran impacto a pesar de no contar con gran presencia de público, aunque recordemos... el gusto quedó para pocos.

Crónica por José Gaspard
Fotografía de Felipe Pino Guerrero



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.