¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

PH: Juan K Baracaldo.
Es difícil plasmar en una simple crónica todo lo que se vivió el pasado 9 de Septiembre en el teatro Vorterix, noche en la cual Plan Cuatro lanzaba su quinto disco de estudio, “Lleva tu mente al límite”

Los encargados de abrir la noche fueron Mattogroso y Bandera de Niebla, quienes se encargaron de aportar una buena ración de potencia, con mucha vibra hardcore, antes de que la banda principal pisara el escenario.

El horario de inicio del show estaba pactado para las nueve de la noche. Plan cuatro no le falló a la puntualidad. Segundos pasadas las 21:00 hs, se abrió el telón y comenzó a sonar una intro para acompañar la euforia del público con hambre de distorsión. Salieron todos los miembros a escena y después de que Javier “Knario” Compiano diera a todos la bienvenida, comenzaba la fiesta.

“Mi religión” fue la primera canción de la noche, tema con mucha participación del público que sirvió a la perfección para ir calentando las gargantas.

Que las cabezas rueden… Un clásico sucedido por otro clásico de la mano de “El verdugo”, tema muy pesado que generó el primer pogo caliente la noche.

“Un nuevo rey” y “Reacción en cadena” pasaban dejando unos toques más “grooveros”, especialmente esta última, con mucho cambió de ritmo y mucho “headbanging” por parte de los fans.

La locura volvía a adueñarse del teatro con “No me des por muerto”, donde se abrió una ronda que cubría casi todo el radio del campo para enloquecer al ritmo de estos tempos acelerados y riffs ensordecedores.

Llegaba el momento de escuchar temas nuevos, uno de los principales motivos por el cual todos estábamos citados aquella noche. La primera novedad en sonar fue “En la eternidad”, segundo single del disco que dio a conocer la banda que también cuenta con un videoclip, seguida por el tema homónimo del disco, “Lleva tu mente al límite”.

Tras una muy buena reacción del público ante los temas del nuevo disco, era tiempo de una seguidilla de canciones del álbum “Dos caras” y así pasaban “Dos caras”, “Condena” y “Ardientes corazones”.

“¿Hacemos un par de Horizonte Rojo Sangre?” dijo el Knario anticipando dos temazos como lo fueron “El nido de la serpiente” y “La mejor arma”.

Venía la primera sorpresa de la noche. La banda filmaría un videoclip en vivo con uno tema de su nuevo álbum que nadie había escuchado antes. “Aunque no la conozcan tienen que hacer pogo eh” dijo el vocalista. De esta manera, la banda estrenaba su tema “Listos para matar” y sin dar respiro alguno a nadie, continuaron con “Los ojos del destructor”, tercer y último single que la agrupación había presentado antes del lanzamiento de su nuevo disco.


Momento de un clásico del primer trabajo de estudio de la banda. “Destino” se encargó de poner a todas las “viejas” a saltar de arriba a abajo en una noche que todavía daba para mucho más.

Antes de que la banda bajara del escenario, pasaron “Hasta que puedas oírme” y “Último Recurso”, aportando melodía y agresión en raciones similares.

Sin lugar a duda, el momento más emotivo de la noche fue cuando Gonzalo Espejo, baterista de la banda, tomó el micrófono e invito a su pareja a unírsele en el escenario para proponerle algo muy especial. En un momento se encendió la pantalla en el fondo con un mensaje “¿Querés casarte conmigo?”. Ella dijo que si, y el público se encargó de mostrarle todo su afecto y cariño a la pareja en el instante más conmovedor de la noche.

Como de costumbre, era hora de que la banda interpretase su cover de cada show. Pero esta vez no fue así. Fue un medley de tres canciones. “Iron man” de Black Sabbath, “Walk” de Pantera y “Roots Bloody Roots” de Sepultura

“¿Hacemos una cumbia, un despacito?” Bromeaba el Knario. “¿O hacemos un metal?”. Se imaginaran la respuesta del público y la locura desenfrenada que se desató cuando comenzó a sonar “Entre la vida y la muerte”, de los primeros clásicos de la historia de la banda.

Seguíamos con los himnos “plan cuatreros” y así pasaban “En mil pedazos” y “Mi falta de Fe” con una audiencia que seguía dejando la garganta cada vez más en cada canción.

Finalmente, el recital llegaba a su final y la banda decía adiós con las infaltables “La Jaula” y “Ella” para poner punto y final a un show más que memorable.

Llegaba la hora de despedirse, con “Symphony of Destruction” de Megadeth sonando de fondo para que el público corease el famoso “Megadeth, megadeth aguante Megadeth”.

Con un nuevo disco bajo el brazo y tras haber recibido nada más que elogios y buenas respuestas por parte de los fans, Plan Cuatro supo reafirmarse una vez más como una de las bandas más fuertes del momento dentro de la escena, con mucho futuro por delante y con un público cada vez más numeroso y fiel.



Crónica: Federico Solari
Fotografía: Juan K. Baracaldo

Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.