Foto: Karlos Raomne/El Cuartel del Metal
Testament volvió a Lima el 27 de Agosto para presentar su nuevo disco “Brotherhood of the snake” y fue una noche excepcional. Siempre que un grupo con un repertorio tan grande como reconocido, lanza un nuevo album plantea un “conflicto” por así decirlo entre sus fanáticos que quieren escuchar los clásicos de siempre y la banda que no quiere vivir solo de victorias pasadas y anhela presentar lo nuevo por todo lo alto. Hay bandas que directamente han abandonado la idea de lanzar nuevo material para beneficiar sus arcas solo tocando grandes éxitos. Testament no es una de ellas. 

El setlist que tuvimos el placer de disfrutar en Lima fue una clase maestra de como combinar lo nuevo con lo clásico e incluso lo rebuscado, ofreciendo un show increíble y sin pausa con lugar para 3 solos y mucha interacción con el público. 

La noche empezaba con los nacionales M.A.S.A.C.R.E. que pronto presentarán oficialmente su nuevo álbum y ya sentíamos que iba ser un gran evento con una producción cuidadisima, un escenario imponente y un sonido acorde a la estatura de la leyenda peruana. Como con cronómetro los horarios se respetaron y si bien el público no había llenado del todo el local, una gran horda de fanáticos de distintas edades no tuvieron que esperar para ver entrar a los ex Legacy en la tarima del CC. Festiva.


Los americanos arrancaron con 5 temas seguidos de los últimos dos discos que no solo no defraudaron a la concurrencia sino que fueron coreados como si fueran himnos clásicos. El ambiente era pleno, la gente explotaba y la banda sonreía. Alex Skolnick y Steve Digiorgio demostraban su clase mundial con notas cada vez mas acrobáticas mientras que Eric Peterson, la piedra angular de testament ofrecía un festival de riffs thrash metal sin caer en cliches ni copias de si mismo, muy valorable después de tan larga carrera.

Tras un breve solo de el ex- Savatage, apreciaríamos el primer tema clásico de la banda: Electric Crown. En este momento el público tuvo una inyección de energía que no se detuvo hasta el final del concierto. A continuación se sucedieron mas temas post reunión de la formación original a la par con temas mas rebuscados del Low y clasicazos como The new order, Practice what you preach o Souls of Black.

Gene Hoglan llevaba el tiempo de Testament a la perfección y Chuck Billy era una guitarra mas, viviendo el espectáculo como un fan mas desde el escenario. El pogo era generalizado (mas que nada un circle pit) y la andanada de hits empezó hasta cerrar con Over the Wall y Alone in the dark. Tras una breve “despedida” (que ya a nadie engaña) vendría Disciples of the watch para sellar la noche con fuego. 

Testament volvió a Lima. Tocó mucho de lo nuevo y bueno que vienen haciendo y varió considerablemente el setlist con respecto a su ultima visita, lo que es de agradecer y aplaudir. Y todo esto sin afectar la calidad de su show. 

Hubiese sido ideal tener un recinto copado, pero la seguidilla de shows vuelve a afectar el aforo de shows de esta categoría. A veces no se puede ir a todos los shows. Testament arrasó nuestro país como un huracán y dejo la valla alta para una nueva visita. Ojalá vuelvan, shows como este le dejan el pecho adolorido y el cuello destruido de tanto headbanging a los metaleros locales!



Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.