¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728


Foto: difusión

Estás dando uno de los mejores conciertos y ya está cerca del final, anuncias la última canción, en el día que termina el tour, pero vienen unos invasores solo para trolearte.


Irrumpió en el escenario, un mexicano con su burro, pero su pelo dorado y largo delataba que era un sueco de nombre Mikkey Dee. Le seguía un hombre en un caballo con una peluca azul y un vestido naranja llamativo, que Ronnie James Dio le había comprado, su identidad era Phil Campbell. Finalmente, alguien corpulento todo de negro con unas botas imponentes, pero en vez de su sombrero característico llevaba un Kufiyya (túnica árabe) y se hacía pasar por barrendero, era el único Lemmy Kilmister. Juntos eran Motörhead.

Chuck Billy ya estaba listo para dar el vozarrón final y lejos de estar quejándose porque le arruinaron el show, solo atinó a decir "buena, bien hecho" mientras se reía. 

Según palabras de Mikkey, "nadie podrá superar este "troleo", pusimos bastante empeño y eso lo hace más gracioso. Es lo que uno se acuerda toda la vida".

"Porque estoy loco, creo", declaró Phil cuando le preguntaron por qué se vistió de travesti. "Queríamos hacer algo como en los viejos tiempos, ya que estábamos en una extensa gira", fue su excusa para realizar esta broma.

Los hechos ocurrieron en la fecha final (31 de agosto de 2008) del Metal Masters Tour en Mountain Dew (California), una gira que lideraba Judas Priest y como soportes estaban Motörhead, Testament y Heaven and Hell.


Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.