¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Foto: difusión



En diciembre de 1985, Dave Mustaine hacía un anuncio sin casi ninguna trascendencia a la revista británica Metal Forces. Sus palabras fueron algo así: "Voy a sacar un nuevo disco, será el segundo de nuestra discografía. Black Friday y Bad Omen son todo un desmadre, es mucho más rápido que Killing is my business.."


Por su parte, Dave Ellefson pensaba en crear una mejor imagen del heavy metal componiendo canciones que hablen sobre la situación social de esa época. Pronto, Mustaine se uniría a esa onda y daría a conocer que estaba siguiendo muy de cerca la coyuntura política. Lo interesante es que fue Gar Samuelson quien los incitó a escribir sobre esos temas.

El reconocido crítico de rock Steve Huey, notaba que Megadeth no eran los únicos en estar al tanto de la actualidad y calificaría el álbum como "una advertencia política y punk con una atmósfera oscura, amenazadora, típico punto de vista del mundo de los del heavy metal".

A comienzos de 1986, aunque Megadeth estaba en la gira promocional de su primer disco, ya rompía cráneos con Wake up dead de su álbum Peace sells, la cual estaría en las disco tiendas en julio de ese mismo año. 

Pese a que a Mustaine le diera un chispazo con ver la portada de la revista Reader´s Digest, Peace Would Sell But No One Would Buy It (la paz se vende, pero nadie lo comparía), el proceso de grabación fue muy difícil. 

Dave y David no tenían un lugar a la que llamar casa, lamentablemente. Por otro lado, Chris Poland y Gar Samuelson no estaban el mejor de sus estados por su adicción a la heroína, apenas podían agarrar su instrumento y sería el último trabajo en la banda.

Sin embargo, Combat Records se la jugó ofreciendo una cuantiosa suma de $ 25 mil como presupuesto y de alguna manera, la banda había madurado, ya que en su primer disco se lo gastaron en lo que más les faltaba, comida. El resto en sus gustos excéntricos.  Como muchos sabrán, con Peace Sells, tampoco pasaron hambre, pero tampoco estuvieron en la bancarrota.

Megadeth había cambiado el foco en la coyuntura política global y quería ser reconocido por ello; sin embargo, este disco marcaría una época no por lo anterior, sino por ser el punto de quiebre en el temprano despertar del thrash junto a clásicos como Master of Puppets o Reing in Blood (que fueron lanzados el mismo año).





Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.