¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728


Foto: difusión

Plena guerra fría y auge del heavy metal. Dave Mustaine se econtraba ocupado, manejaba hacia su casa del lago Elsinore en California, cuando de pronto, su atención se enfocó en un sticker en un carro que decía 'May all your nuclear weapons rust in peace' (Que todos tus aramas nucleares descansen en paz), bastó esos segundos para que sacara de ahí el concepto y el título de ese álbum.


La banda estaba en una buena forma, habían tocado en el Monsters of Rock de 1988 junto a Iron Maiden, Kiss, Helloween, Guns N Roses y David Lee Roth. Pronto, esto se iba a descontrolar y se iban de gira europea con estas bandas, pero se retiraron por los problemas de alcohol de David Ellefson. Fue de mal en peor cuando Mustaine tuvo que decir adiós a Chuck Behler y Jeff Young, así se despedía de la gira Australiana. Todo en un mismo año.

Mustaine otorgaría las baquetas al antiguo técnico de batería, Nick Menza. Mientras que para el puesto vacío se habían lanzado Dimebag Darrel y Jeff Waters. Ninguno pasaría a las exigencias del colorado. En el preciso momento, llegaría un disco titulado "Dragon´s Kiss" de un tal Marty Friedman. Pronto, formaría parte de Megadeth por su buena química y entendimiento. Una serie de buenos movimientos, traerían prosperidad a la banda.

Ya tenían definido el nombre y tema del disco, así que faltaba lo más importante, las canciones. 

La obra de cumbre de Megadeth, Holy Wars es acerca del conflicto armado que tuvieron los católicos y protestantes en Irlanda la cual duró casi 30 años desde 1968. Justo cuando estuvieron de gira por dicho país, Mustaine molestaría a los irlandeses por equivocadamente dar un discurso a favor de los separatistas. Tuvieron que trasladarse con un bus a prueba de balas y escribiría el himno a la misma noche.

El tema Rust in Peace... Polaris es netamente la bomba. "Polaris" refiere a un misil estadounidense de alcance internacional, obviamente durante la guerra fría. El líder de la banda reveló que en un principio se llamaba Child Saint y lo tenía guardada desde su estadía en Metallica.

El chico nuevo, Menza, traería un nuevo aporte que se llamó Hangar 18 que habla sobre conspiraciones con alienígenas y el área 51. Es una de las dosis infaltables de la agrupación californiana y tiene uno de los mejores solos de guitarras gemelas.

El tema no era nada original ya que bandas como Sodom, Nuclear Assault ya los habían abordado. Lo que se rescata de este disco, es que es la obra cumbre no solo de Megadeth, sino de todo un movimiento que necesitaba un emblema como este para seguir subsistiendo. 

La pregunta es: ¿qué hubiera pasado si Dave hubiese visto una pegatina de Hello Kitty? Lo dejamos a tu imaginación.

Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.