¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Foto: difusión+

Detrás de esa figura fuerte que proyecta como Myrkur, se esconde una chica llamada Amalie Bruun de una formación estricta de la música bohemia de Copenhangen que de un chispazo espiritual hizo del black metal, un arte.



Esa manera de llevar al heavy metal a un extremo con una guitarra chirriante, rápido y distorsionado, los expertos musicales lo catalogan como "un culto Satanás" o a veces se presta a lo "ridículo", expresó Myrkur.

"No lo ven artísticamente como otros géneros, pero cualquiera que lo toque (black metal) puede decir lo contrario porque es difícil", opinó.

Los guitarristas del subgénero son comparados como los violinistas de una orquestra clásica por la artista, quien solo se siente atraída por un sonido crudo y áspero.

"La belleza no debe ser bonito, lo bello solo te choca en la cara, como en la naturaleza y a veces viene brutal", señaló Myrkur.

A pesar que ella defiende al black metal, no faltan los sujetos que la atacan con comentarios ofensivos y hasta amenazas de muertes por "destruir" el subgénero.

En este caso se cuestiona, "¿realmente soy tan poderosa y podré destruir al black metal? No lo creo", en un tono sarcástico.

No solo le preocupan las amenazas de muerte hacia su persona, "hay hasta veces que en sus amenazas mencionan personas que conozco, personas cercanas. En verdad me preocupo si se llegan a acercar físicamente", expresó su malestar.

Además, Myrkur manifestó que si fuese hombre podría recibir menos críticas y no ser parte de esta caza de brujas en donde ella es la víctima.

La buena noticia es que la artista declaró su fuerte deseo de seguir en este rubro y mostrar a la audiencia que en realidad es parte del movimiento black metal.

Fuente: New York Post





Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.