¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Imagen: difusión


Tres años han pasado desde que Arch Enemy cambiara 2 piezas clave en su alineación. Alissa White-Gluz y Jeff Loomis. Ambos, bastante talentosos llegaron para sumar con la gran potencia que tienen.


Las campanas de guerra suenan con un intro maravilloso, un Arch Enemy clásico. Set flame to the Night, que es una frase recogida directamente de su primer single The World is yours.

La maquinaria empieza con The Race, muy heavy y bastante acelerado que hace recordar a los primeros años de la banda. 

Buen ritmo de guitarras tenebrosas se respiran en Blood in the Water, a tal punto que Alissa lo cataloga como una de las mejores canciones que haya grabado con su actual banda.

The World is yours es la primera canción que escribió Michael Amott para su receinte disco. Este track va a toda velocidad desde las guitarras, bajo y batería. Además podemos saborear un exquisito solo entre el dueto de Michael y Jeff.

Algo que no se vio o escuchó en el video de The Eagles Fly Alone es el intro, compuesto por un piano, campanas y al parecer el sonido del agua. Luego vienen unos acordes suaves, para que luego suba la intensidad de la canción. Una de las canciones más melódicas y la voz de Alissa en su máxima expresión.

Reason to believe es una canción que impactará a más de uno. Pero entre los primeros 2 singles se presagiaba que el álbum iba ser distinto. Es una balada y encima la canadiense vuelve con sus vocales limpios, nos hace recordar bastante a The Agonist. Lo curioso es que el mismo Michael Amott escribió la canción junto a su hermano Chris y finalmente se quedaron con la voz limpia.

La canción que recomendamos es Murder Scene, empieza con un bajo y batería acelerada, luego se une la potente voz de Alissa con la pareja de guitarras. Los solos adornan de manera perfecta al tema, un clásico del death metal melódico sueco.

First day in hell es una canción bastante oscura, ya que la ex The Agonist cuenta que escribió esto recordando cuando sus abuelos le hablaban del holocausto que ellos experimentaron. Mientras que a su edad, la vocalista se preocupaba de las tareas del colegio y amigos.

El álbum cierra poderoso con My Shadow and I y A fight must win que serían las menos comerciales y que todo fanático de la banda disfrutaría. Esquisto instrumental clásico con violines y de más instrumentos de cuerda se pueden apreciar en el segundo tema mencionado.

Así termina este disco, que parece la continuación de su último disco War Eternal. Aunque cambios lo hay, primero se destaca la balada y las voces limpias de Alissa que están regadas por partes en el álbum. El segundo punto que resalta es que le subieron el volumen a la guitarra y si bien hay instrumental clásico como el piano y violín, son de menos protagonismo.



Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.