Imagen: difusión


Brujería no solo es chingón porque hacen música chida, sino también porque es una banda que acepta y revalora la sangre latina, en este caso azteca.


En este álbum, Pocho Aztlan busca un mejor futuro para su pueblo y como dice la leyenda de Huitzilopochtli van en búsqueda la capital del nuevo imperio, pero repentinamente suenan los helicópteros de la frontera estadounidense.

"Put your hands down. Manos arriba", amenaza un policía gringo. Para que Brujería irrumpa con su fiesta y locura, antes de saber más del pocho.

Esta no es otra canción más que busca la revalorización de los mexicanos en tierras del presidente Trump.

Seguido viene No se aceptan imitaciones que es uno de los más favoritos de los fanáticos acérrimos del mosh y del circle pit

Juan Brujo nos deleita con una voz impecable junto a su inseparable compinche Pinche Peach, quienes hacen uno de los mejores duetos grindcore.

Nick Barker regresa desde el lejano Reino Unido reuniendo bastante experiencia en sus redobles y blast beats, forjadas con grandes como Dimmu Borgir, Lock Up, entre otros.

Este disco significó la separación de grandes músicos como El Cynico (Jeff Walker) de Carcass y Pititis (Gabriela Domínguez), quienes añadían un gran valor agregado a la banda.

Una de las pocas canciones de este álbum que se interpretan en vivo es Satongo, en donde cuando el Brujo declama "parte hombre, parte hongo" es cuando la horda de fanáticos se vuelen más locos.

Recomendamos el tema Isla de la Fantasía en donde resalta la parte cómica de la banda. También, Bruja- con unos ritmos tremendos que harán sacudir cabezas al instante.

La canción que resalta es el cover de los Dead Kennedys, originalmente llamado California uber Alles, Brujería lo nombra California uber Aztlan, otra vez poniendo en alto el nombre de su nación. 

Los punks de San Francisco escribieron esta canción en protesta del gobernador californiano de la época y los grind de Tijuana van en la misma onda gritando uber (que significa por encima en alemán).

Con este ritual, la banda de los Estados Unidos Mexicanos dio por sentado su regreso con un brutal álbum en 16 años. El disco no trae ninguna sorpresa bajo su manga es simplemente una joya del grind.

Solo es la odisea que vive Pocho Aztlan en la lucha contra el imperialismo, racismo e injusticias norteamericana, trabajando y sudando como lo hacen todos los de sangre latina y mexicana.



Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.