Foto: difusión

Fue un duro golpe para Eluveitie la separación de su vocalista Anna Murphy, Ivo Henzi guitarrista y Merlin Sutter.

Pero sabemos que la mente maestra es Chrigel Glanzmann y supo recomponerse. Nada más a 4 meses de la partida de sus ex compañeros ya anunciaba un nuevo disco.


Unos vientos de los montes suizos, se escuchan unos susurros de un hombre y luego, una de las partes más esperadas Fabienne Erni hace su presentación, con un fondo épico que se va difuminando.

Esto presagiaba el inicio de la fiesta pagana, suena una canción bastante folk y pegajosa, Epona. Simplemente con esta canción podemos decir que Fabienne hace un buen trabajo vocal y el dueto con Chrigel es espectacular.

De ahí vienen en onda de balada varias canciones, la cual se destaca Lvgvs. Calmado y seguro sigue este disco, demostrando todo su orgullo celta.


Con un grito de guerra y tambores empieza Catvrix y se aprecian lo que serían los guturales, que contrasta de manera genial con la voz de la vocalista recién ingresados.

Taranis es otro tema que destaca por sus progresiones interesantes de acordes y su buena combinación de instrumentales.

Al fin y acabo, Eluveitie habrá rotado su personal, pero siguen vigentes en lo que respecta al folk.

Por otro lado, es un álbum fresco que contiene más canciones celtas que de metal, cosa que no nos tenían acostumbrado. 

Eluveitie habrá regresado diferente con esta nueva producción, pero se ha armado con el personal indicado, talentoso. Que empieza la fiesta celta.

Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.