¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728





Foto: difusión

Ya habían pasado 4 años del retorno de Bruce Dickinson y de Adrian Smith. Un nuevo estilo había llegado también, con tres guitarras, Iron Maiden daba inicio al metal moderno con un sonido más progresivo y técnico, mostrando una gran madurez.


Con Blaze Bayley hubo una cierta decadencia, no solo en la banda británica, sino que los 90s fue la crisis que soportó el metal. Buenos temas hubo en esa época y fue nada más que el puente de lo que se vendría luego con el regreso de los miembros clásicos.

Sucesor de Brave new world, y ya entrando al siglo XXI, Dance of the death nos ofrece una doncella renovada, dispuesta a experimentar lo nuevo y lo inexplorado.

El álbum empieza con Wildest dreams, tema bastante rápido y agresivo que exige mucho a Nicko McBrain. Se vuelve con esos riffs exquisitos, un clásico instantáneo.

Rainmaker es un tema bastante innovadora para la época, un tema que pinta bien para un single y es una nueva versión renovada de los británicos.

Sigue No more lies, más al estilo de su predecesor que tenían temas largos con bastantes contrastes, facetas y ritmos.

Montsegur retrata una batalla de las cruzadas en donde los instrumentos se vuelven en las armas y armaduras de la época y Dickinson retratándonos detalle a detalle con sus vastos conocimientos de historia. 

El tema homónimo del disco fue producto del impacto que le causó la escena final de la película El séptimo sello a Janick Gers. La música lo escribió el guitarrista con solos épicos y Steve Harris complementó en las letras y la musicalización.

Paschendale es un tema épico y bastante teatrero en donde explica una batalla de la 1era guerra mundial. Esta pieza la escribió Adrian Smith, quien se dedicaba a los temas comerciales o de singles.

Finalmente, viene Journeyman, que fue planeado tener partes de guitarras eléctricas, pero según palabras de Dickinson: "queríamos darles a nuestros oyentes algo diferente e inesperado". 

El resultado fue la creación y el forjamiento de un nuevo Iron Maiden, con una idea estructurada y ya pisando tierra firme. Muchos debates se dieron sobre este cambio de estilo, pero es algo que la banda debió hacer. En tomar las riendas, crear el nuevo heavy metal que se veía en decadencia y ser el gran referente que es.



Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.