Imagen: difusión

Controvertida vista de todos los ángulos, Amalie Bruun solo era una artista de pop con su banda Ex Cops de la extravagante ciudad de Copenhague, capital de Dinamarca.


Ya era una artista reconocida internacionalmente, pero como artista siempre buscaba superarse y la autoproclamada chica  con corazón de black metal, se embarcó en su proyecto solista Myrkur.

El año pasado sacó su primer álbum M y hoy lanza su segundo álbum Mareridt (pesadilla en danés).

El disco comienza con el tema homónimo, parece como si empezara un ritual, perfecto como para irse a dormir con una voz impresionante de una hechicera en un ritual. Simplemente el instrumental es tenebroso y anuncia que empezará una pesadilla de verdad.

Kulning es la técnica vocal que utiliza, que tiene sus raíces en los países escandinavos y lo utilizaban para comunicarse a distancia. Una voz con una alta tonalidad es más efectivo que gritar. Pero, Myrkur también domina esa área con el siguiente tema. 

Una guitarra resuena para pasar a un tema totalmente black metal, la hechicera sigue ahí pero con una voz jalado de los pelos. Cuando de pronto vuelve a esa dulce voz y el intermedio se convierte en un tema épico medieval con trompetas. Así de retorcido es Maneblot.

Las canciones son una genial combinación de las primeras etapas de bandas como Bathory, Darkthrone, Emperor de la vieja escuela del black metal con un vocal particular de Amalie que maneja técnicas ancestrales y modernas.

Recomendamos The Serpent y Elleskudt que tiene esta genial combinación, temas totalmente fuertes, pero a la vez tienen esa fórmula relajante que nos ofrece el rango vocal de la cantante.

Como dice la artista, personalmente, ella disfruta de los conciertos orquestadas con coros sinfónicos y tradicionales. Este álbum promete gran parte de dicha declaración está nutrido de instrumentos nativos y tiene el plus de un oscuro y pesado ambiente. 

Mareridt es una producción bastante ambiciosa que pretende unir bastantes capas de culturas, por ello la danesa cae en controversias y también en críticas negativas. Esto solo hace que cuesta bastante romper esas barreras cuando se trata de innovar o hacer algo original.

Lo cierto es que Myrkur no tiene una dirección musical clara, a la vez no le interesan las críticas y hace solo lo suyo. Forja un estilo único y vanguardista, polémico para estas épocas, pero le hace un favor a esta comunidad que cada vez necesita diversificarse o tomar influencias de otros lados. 





Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.