Foto: difusión

Las expectativas de los fanáticos estaban al máximo cuando le preguntaron al entonces baterista de Slayer, Dave Lombardo si tenían planes de grabar el sucesor de World painted blood. A pesar de no teneer ninguna canción, Dave afirmó que ya estaban en planes. 


El proceso de grabación se congelaría después de que Jeff Hanneman fuera picado por una araña y contrajo una infección aguda en 2011. Los miembros decidieron no seguir hasta que su compañero se recupere.

Gary Holt fue su reemplazo, hasta también se unió Pat O 'Brien de Cannibal Corpse por unas fechas en Europa.

Hanneman no reaparecía y el que iba desaparecer fue Dave Lombardo por unas disputas en el contrato. Tuvieron que llamar de emergencia a Jon Dette, en 2013 se confirmaría que el miembro permanente sería Paul Bostaph.

Las alineaciones cambiaron pero no hubo mucha respuesta por el nuevo álbum, que ya debería haber estado listo. Pero, una noticia trágica esperaba a Slayer.

2 de Mayo de 2013, una insuficiencia hepática se llevaría a Jeff Hanneman para que sea un eterno ángel de la muerte.

Las opiniones fueron dispersas. Por un lado, Kerry King manifestaba su deseo de seguir con la banda y por otro, Tom Araya no se sentía cómodo. "Después de 30 años, siento que vuelvo a empezar". Además, el chileno dudaba que sus fanáticos acepten una banda sin Hanneman.

No obstante, continuaron con la banda. No fue hasta 2014 que presentaron el primer single Implode.

El proceso de grabación siguió pero la ausencia de su querido amigo se sentía. Araya decía que Jeff iba a ser pare del dicso, pero King desmintió todo diciendo que fueron unos periodistas amarillistas quienes publicaron la nota falsa.

Lo más cercano de la participación de Jeff fue Piano Wire, en la composición, pero no había grabado, así que sus compañeros fueron los que interpretaron cada nota de su última canción.


Síguenos en nuestras redes sociales:


Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.