¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

Foto: Grimy Goods


Desde la segunda semana de octubre, varias actrices de Hollywood como Angelina Jolie o Cara Delevigne confesaron ser víctimas de acoso y violencia sexual de parte del productor Harvey Weinstein.
Tras las denuncias de las famosas, se armó una campaña en las redes sociales con el hashtag "Me too" que ya lleva 8 millones de veces compartidas, en donde se sumaron personas comunes a contar sus historias.


Esto tampoco escapa del mundo del metal y es que Jessicka Adams hizo pública la denuncia de violencia física y violación de su entonces pareja, el bajista Jeordie White, alias Twiggy Ramírez de Marilyn Manson.

"Conocí a Jeordie cuando tenía 18 años. No estaba experimentando relaciones saludables hasta que lo conocí y acepté que el rol de la mujer es ser sumisa. Desafortunadamente tuve un padre abusivo que condicionó esta actitud en mí", escribió en sus redes sociales.
"Una vez que mi banda Jack Off Jill comenzara a tener fama localmente, el abuso y la violencia de Jeordie comenzó. Se ponía bastante celoso cuando estaba con mis amigos. Empezó a burlarse de mi físico. Una vez llegué tarde a casa y quemó uno de mis peluches. Estaba ahí para él porque para mí eso era amor cuando tenía 19", comenta la desgarradora experiencia.
El abuso físico comenzó y Jessicka recuerda que fue golpeada repetidas veces. Jeordie se disculpó fríamente y dijo que nunca más iba a pasar. No obstante pasó en repetidas ocasiones.
Luego contó una de las más aterradoras situaciones, "Trent Reznor estaba en Florida y nosotros estuvimos con él. Trent y yo comenzamos a hablar hasta que vino Jeordie. Furiosamente, me obligó a retirarnos del lugar de inmediato. Tomó mi carro y lo seguí. Manejaba a erráticamente a gran velocidad por la carretera mientras golpeaba mi pecho y sentía que el aire se escapaba de mis pulmones. Destruyó el retrovisor ya que no soportaba verse en el espejo. Creo que todo lo que hizo a la persona que decía amar era la enferma razón de ser alguien más".
"Esa noche pensé que me iba a matar, por eso no pude dormir mientras que él sí pudo. En ese momento quería dejarlo, pero mis amigos estaban con Trent. Nadie sabía lo que había sucedido ni lo que pasaba en nuestra relación. Estuve sola expuesta al horror", eso no fue lo peor que recibió.
"Durante un descanso en la gira con Nine Inch Nails, Jeordie regresó a casa. Sabía que me era infiel y eso comenzó con una discusión. Terminó forzándome en el suelo con sus manos en mi cuello. Le dijo no, bastantes veces y fuertemente. Vino Pete, su compañero de cuarto pero ya era muy tarde, fui violada por alguien que pensé que amaba. Ese día lloré hasta quedar dormida en la cama de Pete".
Jessicka fue amenazada por la empresa discográfica de no contar esta historia, de lo contrario su banda Jack Off Jill, tendría menos promoción.
La industria musical y la de películas se asemejan en eso, este mundo funciona de esta manera, los que tienen poder controlan el mundo. Tratan de tapar todas las verdades incómodas y callan a sus víctimas.
El caso de Jessicka nos enseña una lección no quedarnos callados y como dijo en una entrevista: "no permitan que nadie, ni tu pareja, te ridiculice verbalmente, físicamente o abuse de ti sexualmente. No dejes que te rompa el alma".



Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.