¿Tienes algo que contar? Agréganos a nuestro Whatsapp +51925660728

PH: Caro Staley
Después de dos años de su última visita, la banda liderada por Andreas Kisser volvió a Argentina. Con un nuevo disco bajo el brazo, Sepultura llegó para brindarnos un show repleto de novedades, dejando también espacio para los monumentales clásicos que tienen en su repertorio.
La cita fue una noche de viernes en Groove de Palermo. El show de Sepultura estaba pactado para las nueve de la noche. La espera se hizo muy amena ya que, antes de la actuación principal, quienes asistieron desde temprano tuvieron la posibilidad de disfrutar de las magníficas presentaciones de Against y Avernal.

Una vez finalizados los actos soporte, comenzaron a darse los preparativos para que los brasileños pudieran iniciar con su show. Con un escenario ya ambientado, faltaba cada vez menos para el comienzo de la presentación de Sepultura. No es sorpresa que las bandas internacionales se hagan desear un poco y retrasen mínimamente el horario de inicio. Aproximadamente a  las 21:15, se apagaron las luces y comenzó a sonar una música de fondo que anunciaba la llegada de los titanes latinoamericanos. De esta manera, Eloy Casagrande, Paulo Jr., Derrick Green y Andreas Kisser salían a escena.

“I am the Enemy” fue el tema encargado de abrir el recital. Canción muy acelerada, con muchos rasgos hardcore, que puso a los metaleros a agitarse en el pogo desde temprano. Este sería el primero de muchos temas pertenecientes al disco “Machine Messiah” que la banda estaría presentando esa misma noche.

El sucesor de este primer tema fue el experimental corte “Phantom Self”. La banda se vio forzada a utilizar un backing track en esta canción, ya que esta cuenta con el uso de violines. Si bien la agrupación podría haber prescindido de esta pista, el uso de la misma enriqueció plenamente la canción en sí.

La banda continuaba con sus composiciones post-2000 y así pasaba “Kairos”. Tema con muchísima participación del público, particularmente en los estribillos donde todos gritaron con todas sus fuerzas a la par del señor Green.

Si bien se sabía que esta sería un show muy centrado en el último trabajo de estudio de la agrupación, al ser un set completo la banda se haría huecos para la interpretación de clásicos. “Desperate Cry”, uno de los temas más aclamados del disco “Arise”, llegó como una placentera sorpresa para muchos de los allí presentes, que pudieron disfrutar a pleno de uno de los primeros hits de la carrera de Sepultura.

Momento del track homónimo del “Machine Messiah”, el cual había sido interpretado por primera vez en el festival Rock in Rio. Un tema sumamente trabajado, con muchísimas variaciones a lo largo del mismo que presentan una gran cantidad de rasgos progresivos.  Hasta el momento, la banda sonaba increíble. Pero la manera en la que se estaba desempeñando Derrick Green en el escenario era despampanante. Especialmente con esta canción, que le dio la posibilidad de cantar con su voz quebrada característica, pero también de exhibir sus voces limpias.
La velada seguía con otro clásico. Esta vez le tocaba el turno al tema “Inner Self”. Canción con mucha alternancia en cuanto a su estructura. Si bien ya se venía notando desde antes, Eloy Casagrande comenzó a demostrar y potenciar sus dotes baterísiticos, dejando atónito a todo aquel presente.

Seguíamos con la presentación de “Machine Messiah” y así pasaban los temas “Sworn Oath” y el instrumental “Iceberg Dances”.  Nuevamente la banda recurrió a la utilización de backing tracks, especialmente para la primera de estas dos canciones, la cual utiliza diversos instrumentos de cuerdas. Para “Iceberg Dances”, Green abandonó el escenario, dejando a Kisser, Paulo Jr y Casagrande a cargo de ejecutar un pedazo de corte instrumental. Brillante el papel de Casagrande en la batería y una gran sección acústica por parte de Kisser.
La noche continuaba con “Choke” y “Dialog”. Si bien ninguno de los dos cortes es una joya compositiva, ambos temas sonaron sumamente poderosos, particularmente los estribillos que lograron hacerse con todas las gargantas del público.

Culminábamos con la tanda de “Machine Messiah” con la canción “Resistant Parasites”. Un tema absolutamente groovero. Riffs muy pesados, una voz de Green muy resquebrajada y algunos momentos de protagonismo para el señor Paulo Jr, cuyo instrumento brillaba en algunas ocasiones con esa gran línea de bajo distorsionada presente en la canción.
Llegaba un pequeño y divertido medley de las canciones “Biotech is Godzilla” y “Policia”. Un combinado con revoluciones aceleradas de dos canciones muy cortas pero muy efectivas para generar caos. Y hablando de “chaos”…

Al ritmo de una icónica introducción de batería, la banda atacaba con “Territory” y el Groove se adueñó de Groove. Si el público había sido ruidoso hasta el momento, imagínense ahora. La frase “War for territory” se transformó en un grito de guerra que fue coreado por todos al unísono.

La locura seguía acompañada por “Refuse/Resist”, otro clásico infaltable dentro del setlist de la noche que, con sus cambios de ritmo, puso patas arriba a toda la audiencia.
Antes de decir adiós, Derrick Green emitía un comunicado a los fanáticos. “What I want you all to do for me… I want you all to fucking arise! Lo traduciría al castellano pero simplemente no queda bien. Con esta bomba thrashera de casi cuatro minutos, la banda abandonaba el escenario.
Por supuesto que faltaba más. Sepultura salió a escena nuevamente, y tras agradecer a todos los fanáticos argentinos por su incondicional apoyo, Green dedicó el tema “Sepultura under my skin” a toda la audiencia.

Inmediatamente después de finalizado el tema anterior, comenzó a sonar la espléndida introducción de batería del tema “Ratamahatta”, donde Kisser y Green harían su famoso dueto vocal de preguntas y respuestas. Para cerrar la noche, con un broche bien cargado de Groove, la banda interpretó su indiscutido himno “Roots Bloody Roots”, canción que puso a todos a saltar de arriba abajo, despidiendo de esta manera un show magnífico.

Una vez terminado el último tema, la audiencia comenzó a pedir un tema más. No obstante, la banda había finalizado con su lista de temas y continuaba agradeciendo y despidiéndose de todos los fanáticos que habían concurrido aquella noche a presenciar este memorable show de estos pilares del thrash metal mundial que, sin duda, fue una de las mejores presentaciones de metal extremo realizadas este año en suelo argentino.




Crónica: Federico Solari
Fotografías: Caro Staley

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.